10 Oct 2017

Si la Economía levantara la cabeza…

En nombre de la Economía se justifican programas de ajuste y recortes, se vulneran derechos básicos como la educación, la sanidad, los empleos dignos o la protección social.  Ay, si la Economía levantara la cabeza…

Los fundadores de la Economía fueron filósofos morales que aplicaron su análisis de la naturaleza humana a los problemas sociales. Estos postulados clásicos sobre la naturaleza humana formaron la base de lo que se llamó la Economía Política que, hace algo más de un siglo, se transformó en Teoría Económica, una ciencia social.

Paulatina y crecientemente, la Teoría Económica se especializó en el estudio de dichos problemas a través de modelos matemáticos, en un absurdo intento de “ascender” en la escala científica y convertirla en una ciencia exacta. Así la Economía se fue alejando cada vez más de esa idea originaria de garantizar la satisfacción adecuada de las necesidades humanas en base a los recursos disponibles.

La última fase del capitalismo, el capitalismo financiero y especulativo, ha  supuesto que lo que llamamos Economía esté todavía más alejado de lo que es la economía real. Se ha creado una economía ficticia, representada en activos financieros sin un reflejo físico detrás que, desgraciadamente, arrastra tras de sí efectos innegables sobre la realidad, las empresas creadoras de riqueza efectiva y de empleo, y efectos perversos sobre la ciudadanía. Las decisiones llamadas económicas son ahora mayoritariamente tomadas en despachos sin alma, (incluso directamente por ordenadores que siguen criterios meramente matemáticos), sin respeto alguno a valores morales.

Todo esto ha hecho que las desigualdades, lejos de disminuir, aumenten y ha supuesto que aquellos que han conseguido posicionarse en el lado ganador, gracias a su riqueza, hayan logrado también un mayor poder político. Así vemos como los grandes capitales con sus think tanks, lobbies, medios de comunicación… poco a poco van logrando que sus intereses se filtren en las agendas políticas, influyendo en los espacios donde se toman las decisiones, haciendo que estas se adapten a sus deseos y necesidades para seguir inamovibles en su situación privilegiada; logrando así que su forma de ver el mundo pase a ser también la nuestra y que aceptemos la vulneración de derechos básicos a nivel global como un “No hay alternativa”.

Si queremos revertir esta situación y luchar contra la desigualdad y lograr un desarrollo sostenible, como se pretende en los compromisos adquiridos por la mayoría de los países en el marco de la Agenda 2030, quizás sea necesario pararse a pensar y darnos cuenta de que la Economía no es un monstruo que va por libre, sino que fue creada y diseñada por y para seres humanos; como se dice en el video: “la economía es la forma en la que organizamos los recursos y el objetivo debería ser el bienestar de las personas y del  planeta. La economía puede funcionar de otras maneras, porque la economía también es política, y la política si no la haces, te la hacen”.

Así pues, hagamos economía, porque sólo así lograremos desbancar a los mercados y lograr que la sostenibilidad de la vida esté en el centro de la misma: #HazEconomía.

 

Por Freest Saralegui Harries y Eba Armendáriz Echániz, de Economistas sin Fronteras

Parte de este artículo fue extraído del artículo “El papel de los/as economistas en la sociedad“ escrito por Juan Gimeno Ullastres para el núm 12 de la revista “Economistas.”

 

Please follow and like us:

4 Oct 2017

Contra la desigualdad obscena: una economía al servicio de las personas y del planeta

En las últimas décadas se ha dado una intensificación del proceso de globalización neoliberal. Las interacciones tanto económicas, sociales, medio-ambientales, como culturales han aumentado en número y en velocidad, y esto ha supuesto que la dependencia entre países haya crecido, haciendo que las fronteras entre los mismos se vuelvan más difusas: lo que ocurre en un país tiene consecuencias en otros territorios y al revés, lo que sucede más allá de sus fronteras también les afecta. Podemos pensar por ejemplo en el recorrido geográfico de la última crisis financiera o el cambio climático.

A su vez, vemos cómo el mantra de esta globalizalización es «crecer para desarrollarse», dando por hecho que el crecimiento económico generará desarrollo y que el aumento de la riqueza se irá filtrando en beneficio de todas la personas. Pero la evidencia demuestra lo contrario.

Los ricos son cada vez más ricos

El neoliberalismo y sus políticas de desregulación y liberalización económica, han contribuido a la expansión de las grandes corporaciones y élites económicas que cada vez tienen más poder y contribuyen a que la desigualdad se incremente a niveles obscenos. Así, los ricos son cada vez más ricos. Tan sólo 8 hombres concentran tanta riqueza como la mitad más pobre de la humanidad y el 10% más rico de la población se queda hasta con el 40% del ingreso mundial total. A su vez, el 10% más pobre obtiene sólo entre el 2 y el 7% del ingreso total.

La reducción de la desigualdad exige un cambio transformador, y esto sólo será factible a través de la transformación del modelo económico actual. Así pues, se hace imprescindible un modelo económico que ponga a las personas y al planeta en el centro y que garantice la redistribución de la riqueza a través de una política fiscal internacional justa, la lucha contra los paraísos fiscales y creando  organismos y mecanismos de control para la gobernanza global.

Es precisamente en este cambio de modelo donde la economía social y solidaria (ESS) puede jugar un papel relevante. Más allá de que la ESS haga referencia a organizaciones y empresas con objetivos sociales y medioambientales explícitos, su importancia radica en que constituye un enfoque transformador del desarrollo que implica patrones de producción, consumo, distribución de los ingresos y los excedentes, y relaciones sociales y laborales diferentes, que da a las personas, sus necesidades, capacidades y trabajo un valor por encima del capital y de su acumulación, y propone un modelo socioeconómico más redistributivo y equitativo.

Economía Social y Solidaria como alternativa

La ESS como movimiento social se construye sobre la relación entre lo local y lo global y su principal reto es tratar de que diferentes experiencias logren contribuir a la transformación social. Así, la ESS, junto con las aportaciones de otros movimientos sociales y económicos críticos, busca construir un modelo social, económico y político alternativo, post-capitalista.

Además, desde la economía social y solidaria se trata de incidir sobre la comunidad internacional para que, frente a la lógica del capital, la mercantilización creciente de las esferas públicas y privadas y la búsqueda del máximo beneficio, se construyan relaciones de producción, distribución, consumo y financiación basadas en la justicia, la cooperación, la reciprocidad y la ayuda mutua, tratando de conseguir una mayor justicia global.

Eba Armendáriz Echániz y Freest Saralegui Harries, de Econosmistas sin Fronteras

 

Please follow and like us:

16 Ene 2013

Un año de movilizaciones por la #educación pública

Fuente: Educación Sin Fronteras

Fotos de: Educación Sin Fronteras

manifestacion estudiantes Barcelona octubre 2012A lo largo de 2012, Educación Sin Fronteras ha impulsado iniciativas y se ha sumado a campañas de otras entidades con un objetivo común: defender la enseñanza pública en un año díficil, donde a la gravedad de la crisis y de los ajustes presupuestarios se ha sumado la presentación de una reforma educativa que ha despertado una gran controversia en el sector. Durante 2013, nuestro compromiso es el de seguir actuando con la misma determinación en favor del derecho a una educación de calidad para todas las personas.

os últimos doce meses han sido especialmente complicados para la educación en nuestro país. A las medidas y recortes ya conocidos- y que motivaron en primavera importantes movilizaciones en favor de la escuela pública en todo el país-, se han sumado en los últimos meses nuevos ajustes económicos y un anteproyecto de ley “de mejora de la calidad educativa” que han soliviantado aún más al sector.

La escuela pública ha sido y continua siendo la gran damnificada en este escenario marcado por la obsesión por la reducción del déficit público y por un  proyecto de reforma normativa que, lejos de dar respuesta a las necesidades del sistema educativo, plantea un modelo segregador y recentralizador.

manifestación en favor de la escuela pública

Recortes de más de 6.000 millones en tres años

Si 2012 ha sido un año malo, las previsiones para 2013 no permiten ser más optimistas. Lejos de mejorar la inversión pública en la enseñanza, los presupuestos del Estado y de las comunidades autónomas prevén nuevos recortes para 2013. Así, el volumen global destinado a este capítulo por parte de las diferentes Administraciones sumará un descenso de más de 6.000 millones de euros respecto al año 2010.

Esta reducción es más hiriente si se compara con el gran aumento de los gastos previstos para financiar la deuda pública que, sólo en el caso de la Administración del Estado, multiplica por veinte el dinero que destina a educación y supera la inversión educativa global de todas las comunidades autónomas.

Por otro lado, el  Ejecutivo central, los gobiernos autonómicos y la comunidad educativa seguirán enzarzados en los próximos meses en el debate sobre la polémica reforma presentada por el ministro Wert, que no ha satisfecho a casi nadie, hasta el punto de que cada vez son más las voces que piden su retirada inmediata.

Educación Sin Fronteras (ESF) ha expresado su rechazo a estas medidas y, ya sea a través de campañas propias o compartiendo iniciativas lanzadas por otras entidades y plataformas ciudadanas, ha sumado esfuerzos para denunciar ante los poderes públicos lo que considera un ataque a uno de los pilares básicos de nuestra sociedad.

entrega 10000 firmas loquehayquewert

“¡Lo que hay que Wert!”

La campaña “¡Lo que hay que Wert!”, impulsada por ESF en septiembre, cerró a principios de diciembre después de haber recogido más de 10.000 firmas contra los recortes del ministro Wert y de las comunidades autónomas. Numerosos profesionales, personalidades, entidades y asociaciones del ámbito educativo y de otros sectores sociales -entre los que destaca el exdirector general de la Unesco  Federico Mayor Zaragoza– se adhirieron a la iniciativa.

Los 10.057 apoyos fueron entregados personalmente en la sede del Ministerio de Educación por el director de ESF, Xavier Masllorens, y posteriormente enviados a las Consejerías de Educación de los diferentes gobiernos autonómicos.

En la reunión en el ministerio, Masllorens se entrevistó con el director general de Evaluación y Cooperación Territorial, Alfonso González Hermoso, a quien pidió que, coincidiendo con la última fase de la tramitación parlamentaria de los presupuestos del 2013, se corrigiera con carácter de urgencia la partida destinada a la educación. También reclamó el máximo consenso social para abordar la reforma educativa. ESF estuvo acompañado en Madrid por miembros del colectivo Yayoflautas, con quienes exhibió simbólicamente una gran goma de borrar para visibilizar el rechazo de la sociedad española a los recortes en educación (en la foto de la derecha)

Oposición a la reforma educativa

La oposición a la reforma educativa planteada por el gobierno central ha sido uno de los temas que más ha movilizado a amplios sectores sociales. A principios de octubre, ESF se dirigió por escrito a todos los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados pidiendo la retirada del anteproyecto y reclamando un Pacto de Estado por la Educación con todas las fuerzas sociales y políticas “como paso previo e indispensable” para abordar cualquier consenso en materia educativa.

ESF también se ha adherido a la campaña Stop Ley Wert, impulsada por la plataforma Ciudadan@s por la Educación Pública con el fin de recabar apoyos para exigir la retirada del proyecto normativo, y al movimiento “Som Escola”, una plataforma de entidades cívicas y educativas de Cataluña surgido para defender el modelo de inmersión lingüística puesto en entredicho por los planes normativos del ministerio.

Movilizaciones sociales

Educación Sin Fronteras ha apoyado en las redes sociales y en la calle las actividades desarrolladas por otras asociaciones como Marea Verde –a  nivel de todo el Estado-, Soy Pública –en la Comunidad de Madrid-, Salvem l’Educació Pública –en la Comunidad Valenciana– o Assemblea Groga –en Cataluña-, por citar sólo algunas. Todas ellas han hecho gala de un importante activismo en la reivindicación de un modelo de escuela pública de calidad.

Otra de las iniciativas que han contado con el apoyo de ESF ha sido la denuncia de la eliminación de la asignatura  Educación para la Ciudadanía en el currículum. A través de un memorándum enviado al Consejo de Europa, ESF y diversas organizaciones del ámbito de la educación y la cooperación denuncian la supresión de los derechos humanos en el temario estudiantil.

Finalmente, ESF también se ha sumado a numerosas iniciativas desarrolladas por colectivos de padres y madres, estudiantes y docentes en las comunidades autónomas donde está presente.

Please follow and like us: