12 Dic 2018

Manifiesto por una Europa sostenible para la ciudadanía

La Unión Europea es uno de los proyectos de paz más admirables de la historia contemporánea. Se estableció una comunidad que declara como sus valores básicos la dignidad humana, el respeto de los derechos humanos, la libertad, la democracia, la igualdad y el estado de derecho.

Además de mantener una paz duradera entre sus miembros, la Unión Europea también trajo consigo ríos más limpios, protección contra la contaminación química, permisos parentales, educación de calidad y la libre circulación dentro del espacio Schengen.

A pesar la extraordinaria misión de laUnión Europea y de su gran legado, por desgracia, la respuesta de quienes toman decisiones ante la crisis financiera, al cambio climático y la degradación ambiental, al incremento de la desigualdad y la socavación de los derechos de las mujeres, a escándalos como el de nuestro sistema alimentario o el de las emisiones de los vehículos diésel y al aumento de los flujos migratorios mediante el cierre de nuestras fronteras a las personas necesitadas, ha ido encontra de los valores básicos de la Unión Europea y ha supuesto un retroceso en algunos de los logros históricos que habíamos conquistado.

La población tiene la impresión de quelos intereses económicos y financieros de los ricos se anteponen al bien común. La ciudadanía se enfrenta a las consecuencias de la austeridad —el aumento de la pobreza y las desigualdades, el empeoramiento del acceso a la asistencia sanitaria y el desempleo (juvenil)— mientras a las grandes empresas se les permite no pagar los impuestos que les corresponden. Los problemas urgentes no se resuelven; por ejemplo, la crisis climática y la contaminación atmosférica, que matan a cientos de miles de personas. En resumen, se está dejando atrás a la ciudadanía de Europa y no todos disfrutan de los beneficios de la Unión.

Además, en la Unión Europea hemos sido incapaces hasta ahora de idear una solución conjunta y humana a los desplazamientos de personas migrantes y refugiadas. No se garantiza el respeto de sus derechos humanos. También vemos que el ámbito de acción de la sociedad civil y los sindicatos para defender tanto los derechos y las libertades fundamentales como la protección básica del medio ambiente está disminuyendo en muchos países en Europa.

En estas circunstancias, muchas personas se sienten frustradas y han perdido la confianza en la capacidad de las instituciones de la Unión Europea para dar respuesta a sus necesidades. El auge de las fuerzas políticas nacionalistas y xenófobas en todo el continente es un indicador alarmante de este descontento y una grave amenaza para la democracia y nuestros valores básicos.

OTRA EUROPA ES POSIBLE

Como ciudadanía, somos conscientes de los problemas que plantea la situación actual en Europa y, cuando se habla sobre su futuro, no deberíamos limitarnos a cuestionarnos si queremos más o menos Europa, sino centrar la atención en nuestras necesidades de cara al futuro y en nuestros derechos. La pregunta clave es: «¿Qué clase de Europa queremos?».

Por eso, más de 200 organizaciones de todo el continente están haciendo un frente común para unir a la población e intercambiar ideas sobre «la Europa que queremos», así como para lograr queesta cuestión forme parte del programa de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Creemos plenamente en un proyecto europeo que se base en el desarrollo sostenible y en los valores éticos básicos de Europa: la democracia y la transparencia, la justicia social y ambiental, los derechos humanos, el estado de derecho, la igualdad y la solidaridad. Estos principios deben fundamentar todas las políticas y para ello es necesario que se produzcan cambios profundos a partir de hoy mismo. Queremos políticas, reglas y normas que cumplan los propósitos para los que se crearon: salvaguardar la salud y el bienestar, garantizar la seguridad y la libertad de la ciudadanía, y proteger el clima y el medio ambiente. Queremos políticas que estén al servicio de las generaciones presentes y futuras tanto dentro como fuera de Europa y que las ayuden.

HOJA DE RUTA PARA CONSEGUIR LA EUROPA QUE QUEREMOS

Para recuperar la confianza del público, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Gobiernos de los Estados miembros deben dar prioridad a las cuestiones esenciales que exponemos a continuación en la agenda de los debates que se celebrarán próximamente en relación con las elecciones al Parlamento Europeo, la nueva Comisión y el futuro de Europa:

  1. PONER EUROPA EN LAS MANOS DE LA CIUDADANÍA. Necesitamos una participación de la sociedad civil y una ciudadanía activa, renovadas y eficaces. Es imprescindible dar prioridad a ambas para mejorar la democracia (también en el trabajo), la transparencia, el acceso de toda la población a los derechos fundamentales y la confianza de la ciudadanía de la Unión Europea en la construcción de unaEuropa justa y sostenible. Es importante que la infancia y la juventud tomen parte activa como ciudadanía y que les alentemos a realizar aportaciones valiosas a los procesos políticos europeos. Se deben tomar medidas para garantizar más transparencia y responsabilidad pública en la toma de decisiones de las instituciones de la Unión Europea y de los Gobiernos de cada país. Los intereses de la ciudadanía y de la sociedad civil tienen que anteponerse a los intereses financieros y comerciales particulares. La educación cívica y el fomento del pensamiento crítico deberían capacitar a las personas para participar mejor en los debates públicos.
  • IGUALDAD Y DERECHOS HUMANOS. Las políticas públicas y las disposiciones legislativas deben garantizar que, de acuerdo con las leyes europeas e internacionales en materia de derechos humanos, todos los ciudadanos y residentes de la Unión Europea se beneficien del mismo nivel de protección y puedan ejercer sus derechos y libertades fundamentales para vivir de acuerdo con sus propias convicciones sin sufrir discriminación y al amparo de los principios de libre determinación y dignidad humana. La Unión Europea debe mejorar sus políticas y medidas para garantizar la igualdad de género. Asimismo, tiene la obligación de velar por la igualdad de oportunidades de todos aquellos que sufren múltiples formas de discriminación en nuestra sociedad.
  • UNA EUROPA SOCIAL FUERTE. El modelo social europeo debe proteger a todas las personas por completo y de manera justa sin dejar de mitigar la pobreza y brindarles oportunidades para que todos puedan prosperar. Recibir ingresosdecentes es fundamental para asegurar una buena calidad de vida y reducir labrecha entre los que más tienen y los que menos. Todas las personas—independientemente del país en el que vivan y de la generación a la quepertenezcan— tienen derecho a disfrutar de condiciones dignas en el trabajo,igualdad, más bienestar y menos desigualdades en el terreno de la salud. Losprincipios básicos que fundamenten los programas políticos tanto en el ámbitonacional como en el europeo deben ser la inclusión y protección social, lascondiciones de trabajo dignas, la igualdad de género, la salud y asistenciasanitaria pública, el acceso a una vivienda asequible y de calidad, la justiciaambiental, la educación de calidad y la igualdad de acceso a la cultura.
  • MEDIDAS DE GRAN ENVERGADURA RELACIONADAS CON EL CLIMA. El Acuerdo de París debe aplicarse plenamente y quedar plasmado en la correspondencia de los objetivos de reducción de emisiones de la Unión Europea para 2030 y 2050 con el compromiso de limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC, así como en la implementación de políticas ambiciosas en materia de acción climática como, entre otras, la eliminación progresiva rápida de todos los combustibles fósiles y el paso de la eficiencia energética a la reducción del consumo de energía entérminos absolutos. La Unión Europea debería acelerar la transición sostenible y justa a un suministro de energía 100% renovable que sea limpio y asequible, que favorezca la implicación comunitaria y que no nos aboque a la pobreza energética.
  • GESTIÓN SÓLIDA DE LOS RECURSOS NATURALES. Deben establecerse y aplicarse normas comunes que eviten la contaminación del aire y del agua, y que garanticen la producción de alimentos seguros y sanos y la protección de nuestros océanos. Es imprescindible poner en marcha iniciativas ambiciosas para detener la deforestación y la pérdida de biodiversidad tanto en Europa como en el resto del mundo, así como la explotación insostenible de los recursos naturales (también en el Sur Global). Se deben tomar medidas (estrategias de suficiencia en particular) para adaptar el nivel de consumo de nuestro continente a la capacidad productiva del planeta.
  • SISTEMAS ALIMENTARIOS SOSTENIBLES Y SANOS. Es indispensable reformar la política agrícola común para producir alimentos más sanos y garantizar un precio justo a los pequeños agricultores y las explotaciones agrícolas orgánicas de Europa. Esto debería traducirse en una mayor protección del medio ambiente y de la naturaleza, más soberanía alimentaria, mercados de productos agrícolas regionales, sistemas alimentarios más sanos, menos desperdicio de alimentos y el cese del dumping en el Sur Global. La Unión Europea debe centrar sus esfuerzos en la transición a la agricultura orgánica a pequeña escala y en la reforestación como iniciativas clave para luchar contra el cambio climático.
  • EQUIDAD TRIBUTARIA. Se deben implementar medidas tributarias coordinadas y eficaces para quetodas las empresas abonen los impuestos que les correspondan y contribuyan a los presupuestos públicos europeos y de cada país, de forma que se garantice el acceso al bienestar y a los derechos socioeconómicos. La Unión Europea tiene la obligación de comprometerse a luchar de forma efectiva contra la evasión de impuestos en todo el mundo y a clausurar los paraísos fiscales europeos.
  • UN PROGRAMA DE COMERCIO JUSTO. El comercio internacional debería considerarse como un medio para la distribución eficaz de productos y servicios respetando los objetivos sociales y ambientales. Es preciso que los acuerdos de comercio beneficien a la población, a las personas trabajadoras y a pequeños productores; no pueden concebirse como un medio que sirva únicamente a los propósitos de las multinacionales y los inversores. Con ello se lograría garantizar condiciones de trabajo dignas y mejor protección social, por ejemplo. La finalidad principal de los acuerdos de comercio y de inversión debe ser el interés público y la mejora del bienestar, no la reducción de cargas y costes para las empresas. Se deben suprimir los derechos vip de los que gozan actualmente los inversores y los tribunales de arbitraje.
  • EL PAPEL DE LA UNIÓN EUROPEA EN EL MUNDO. La Unión Europea tiene un papel esencial que desempeñaren la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Es imprescindible que todas sus políticas internas y externas sean coherentes y se correspondan con los ODS. La ayuda al desarrollo en el exterior de la Unión Europea debe priorizar a quienes más lo necesitan, como los países menos adelantados, y apoyar a las personas más marginados. Es indispensable que la Unión reestructure sus inversiones para lograr la sostenibilidad, erradicar lapobreza y conseguir que el acceso universal a los derechos fundamentales seauna realidad en todo el mundo. También debe incitar activamente a las empresas europeas que operen en el extranjero a que adopten una serie de normas europea se internacionales jurídicamente vinculantes en materia de derechos humanos, mediante el impulso de la creación de un Tratado de la Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, por ejemplo.
  • UNA RESPUESTA A LA MIGRACIÓN CENTRADA EN LAS PERSONAS. Europa debe desempeñar un papel centrala la hora de proporcionar una respuesta humana a la migración a escala mundial que beneficie a todas las personas implicadas y los proteja. Debemos dar la bienvenida a personas solicitantes de asilo y tratarlos con el mismo talante que el que se plasma en las convenciones sobre personas refugiadas de las Naciones Unidas.
  • INVESTIGACIONES RESPONSABLES Y BASADAS EN LAS NECESIDADES DE LA SOCIEDAD. Los rendimientos de las inversiones dela Unión Europea deben destinarse al bien común y a abordar los retos a los quese enfrenta la sociedad. Los recursos actuales deben destinarse a las investigaciones cuya repercusión prevista en el futuro de nuestras sociedades y del planeta sea mayor, de forma que los resultados de los estudios priorizados hagan de Europa y del resto del mundo un lugar ecológicamente sostenible, pacífico y sano en el que vivir. No podemos seguir favoreciendo los presupuestos militares y las prioridades empresariales. Las investigaciones dela Unión Europea deben ser democráticas, beneficiar a la sociedad, estar localizadas y respetar los límites del planeta, lo cual implica un cambio de rumbo con respecto a los modelos económicos basados en un crecimiento muy marcado que generan una gran rentabilidad para unos pocos y que consumen una cantidad ingente de recursos.
  1. UN PRESUPUESTO DE LA UNIÓNEUROPEA CENTRADO EN LAS PERSONAS. El presupuesto de la Unión Europea debe emplear supotencial para fomentar la sostenibilidad, la justicia económica y el bienestar mediante inversiones en infraestructuras sociales, educación, cultura y medidasrelacionadas con el clima. Esto conlleva eliminar progresivamente los subsidios e inversiones insostenibles y potenciar los mecanismos de rendición de cuentas. Dicho de otra forma, debe ser un presupuesto por y para las personas y el planeta.

Consulta las organizaciones firmantes de este manifiesto en este enlace.

Please follow and like us:

10 Dic 2018

No es labor para mujeres: defender los derechos humanos en tierra de hombres

AnaGómez Pérez-Nievas, periodista en Amnistía Internacional España

Hace70 años la activista Hansa Mehta logró que en la DeclaraciónUniversal de Derechos Humanos se hablara de la protección de “los seres humanos”, no solo del “hombre”. Tras un año marcado por la resistencia de las mujeres analizamos la importancia de esa particular lucha de Mehta: siete décadas después, la mitad de la población sufre violencia y discriminación por su condición de género. Y son las activistas o defensoras de derechos humanos las que se siguen llevando la peor parte: no solo son hostigadas por su lucha contra el racismo, la represión y las desigualdades,sino, además, por ser mujeres, un factor de riesgo que no sufren los hombres.

“Intentaron intimidarnos y no lo lograron. Sigo de pie”, explica Nonhle Mbuthuma, sudafricana que lidera la lucha de su comunidad contra una empresa minera que quiere extraer titanio en sus tierras ancestrales. Persecución, amenazas, yhasta un intento de homicidio le ha costado esta batalla, pero nada le para porque a pesar de todo sabe que es mucho lo que está en juego: unas 5.000 personas podrían ser desalojadas a la fuerza si se permite a la empresa iniciar operaciones mineras en el terreno.

Defender los derechos humanos en cualquier parte del mundo tiene doble riesgo si eresmujer. Determinadas violaciones de derechos humanos,como la agresión sexual o violación, los ataques a menores o la violencia dentro del ámbito doméstico se infligen de manera específica contra las mujeres. En países donde la desigualdad de género es más visible, las defensoras de derechos humanos también pueden ser sometidas aotras violaciones tales como las restricciones a la libertad de movimiento, o la negación de determinados derechos como la libertad de reunión o participación política.

Silenciar voces

Conocida por el sobrenombre que ella misma escogió, Madre Seta, MeNam es una bloggera en Vietnam que, por criticar la corrupción política fue condenada por las autoridades vietnamitas a una década de prisión. Tras pasar dos años encarcelada fue finalmente liberada con la condición de que saliera deVietnam para ir a Estados Unidos.

También las leyes y prácticas discriminatorias, que a menudohacen uso de ideas sexistas para restringir derechos de las mujeres, determinan la manera en que las mujeres pueden participar en su activismo. No solo de las mujeres, sino que otras personas, como el colectivo LGBTI, puede sufrireste tipo de violencia basada en el género o en la forma de que una persona tiene de percibirlo.

Amnesty International/Sergio Ortiz

Lo sabe bien Vitalina Koval, activista por los derechos LGBTI en Ucrania que ha sufrido violentas agresiones de grupos contrarios a los derechos humanos sólo por alzar la voz contra el odio y la discriminación. En una manifestación pacífica celebrada con motivo del Día Internacional de la Mujer, un grupo profirió insultos y le lanzó pintura roja que le causó quemaduras químicas en los ojos. Pero se niega a rendirse: “Me han agredido muchas veces, pero ya no tengo miedo porque creo que es el miedo lo que lleva al fracaso”.

Estas y otras historias ilustran por qué hablamos de género cuando queremos decir peligro, muerte, ataque, amenaza. De hecho, las técnicas de difamación eintimidación fueron generalmente más utilizadas contra las defensoras que contra sus homólogos masculinos y, a menudo, contienen una dimensión de género: el 23%de los llamados urgentes emitidos por Front Line Defenders en 2017 estuvieron relacionados con amenazas o intimidación a las defensoras por su trabajo, en comparación con el 10% de sus contrapartes masculinos. En algunos casos se trataba de amenazas de violencia sexual, como el caso de Siti Kasim, defensora de derechos humanos y abogada de Malasia, que recibió amenazas online de violación, muerte y agresión con ácido a raíz de unos comentarios que hizo endefensa de los derechos LGBTI.

En determinados contextos está claro que hay que ser muy valiente para protestar. La activista Antena Daemi se manifestó contra las leyes de pena de muerte del país en las redes sociales, así contra otras violaciones de derechos humanos cometidas por Irán, y fue encarcelada. Está cumpliendo una sentencia de siete años de prisión, después de ser recluida en régimen de aislamiento durante dosmeses. A pesar de eso, su sentencia más firme es otra: “Defenderé los derechos de mis hermanas hasta mi último aliento”, le dijo a Amnistía Internacional.

La campañaValiente de Amnistía Internacional tiene por objetivo detener la ola de ataques y acompañar a quienes alzan la voz contra las injusticias, también a todas esas mujeres que a menudo se enfrentan a mayores peligros quesus compañeros. Porque en el 70 aniversario de una declaración sin precedentes, que asentó las bases para que todas las personas sean libres e iguales, no podemos consentir que tengamos tantas historias que se parecen demasiado a las de Nonhle, Me Nam, Vitalina o Antena.

Please follow and like us:

28 Nov 2018

Mujeres que defienden los derechos, el planeta y la vida

Artículo escrito por Mercedes Ruiz-Giménez Aguilar (@Merche_RG ), con motivo del Día Internacional delas Mujeres Defensoras– 29 de noviembre 2018

Mujeres. Miles de defensoras y activistas, articuladas en diferentes plataformas; indígenas, negras, mestizas, campesinas y urbanas, adultas y jóvenes, diversas en todos los sentidos, activistas de América Latina y el Caribe, de África y Asia, de Europa nos unimos en esta fecha para hacer presentes las violencias, muchas veces invisibilizadas, del modelo de desarrollo del capitalismo extractivo y de los fundamentalismos que están matando nuestra dignidad, nuestras vidas y nuestros derechos.

El Día internacional de Mujeres Defensoras nace durante la Primera Consulta Internacional de Mujeres Defensoras que se realizó en Colombo (Sri Lanka), en 2005. La primera resolución adoptada por la Asamblea General de la ONU sobre Defensoras de Derechos Humanos fue aprobada el 18 de diciembre de 2013. Este es un día dedicado al reconocimiento de las mujeres que, a título individual o colectivo, trabajan por hacer realidad sus derechos y/o defienden el derecho a una vida digna para todas las personas. Mujeres que denuncian las múltiples violencias a las que están sometidas en zonas rurales o semi urbanas, en procesos migratorios y/o de refugio, las que denuncian la devastación medioambiental por proyectos extractivos y empresas trasnacionales, las que trabajan por los derechos a una salud sexual y reproductiva, a las que son estigmatizadas por su etnia, discapacidad, o identidad  sexual…

Mujeres con nombres y apellidos, familias y vidas

Recordamos en este día a tantas defensoras anónimas que en todo el planeta con alto riesgo defienden sus derechos y sus libertades. A unas les ha costado la vida, otras siguen luchando en situaciones muy críticas sufriendo ataques permanentes: Bertha Cáceres (Honduras),  Máxima Acuña (Perú), Lolita Chavez (Guatemala), Marielle Franco (Brasil), Silvia Andrea Berrocal (Colombia), Aminatou Haidar (Sahara Occidental), Gloria Capitan (Filipinas), Nicolasa Quintremán (Chile), Amal Fathy (Egipto), Helena Maleno (España) y muchas  otras que siguen alzando sus voces para pedir justicia en contextos racistas, patriarcales, neoliberales, extractivistas y de estigmatización que violan derechos humanos de las mujeres, de sus comunidades y de la vida del planeta.

Las violencias específicas que experimentan las defensoras de los derechos humanos, así como el impacto que tienen estas agresiones en sus vidas y activismo, son cada vez más evidentes. Va en aumento el número de mujeres que son agredidas por la  defensa de la tierra y  sus recursos, seguidas por las que trabajan por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias, particularmente en contra del feminicidio/femicidio, el derecho a la participación política y las que trabajan por los derechos sexuales y reproductivos, incluido el derecho a la diversidad sexual y a la interrupción legal del embarazo.

Cuidado mutuo frente a las violencias 

En palabras de las propias defensoras, “El autoritarismo y el cierre de espacios democráticos, lejos de revertir, se expande en la mayoría de nuestros países, usando la violencia y la discriminación contra las mujeres como mecanismo de control social. Las mujeres nos encontramos en una posición de extrema vulnerabilidad en la que nuestros cuerpos y vidas son objeto de todo tipo de violencias: el cada vez más agravado fenómeno de la feminización de la pobreza, el despojo de las tierras, el espolio de bienes naturales o comunitarios como el agua o la semillas, la explotación laboral, la trata con fines de explotación sexual, las agresiones físicas, la desigualdad, la imposición de roles y mandatos de género, la penalización del aborto y del derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y sexualidades, la violación, los crímenes de odio o los femicidios, entre tantas otras. Por ello, al menos en 37% de las agresiones registradas contra las defensoras se ha identificado algún componente de género, es decir, elementos de la agresión que se orientan de manera directa yexplícita al hecho de que la agredida sea mujer.” (Pronunciamiento en el Día Internacional de las Defensoras de Derechos humanos 2017, de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos)

El objetivo de esta jornada internacional de Mujeres Defensoras es apoyar las estrategias de protección integral feminista que se están impulsando desde las propiasdefensoras y sus organizaciones. Iniciativas basadas en la autoprotección colectiva y el autocuidado, esenciales para hacer frente a las violencias. Fortalecer alianzas con estas iniciativas, alimentar complicidades y tejer redes desde lo local hacia lo global es fundamental para hacer realidad que #JuntasConstruimos y que #DefensorasNuncaSolas.

Reconocemos y valoramos la importante participación de las defensoras en la lucha por los derechos humanos universales. Instamos a la comunidad internacional y a los gobiernos para que pongan fin a tanta impunidad y se implementen políticas públicas que garanticen el ejercicio de un derecho tan importante como es defender nuestros derechos.

Please follow and like us:

24 Oct 2018

Si nos movemos, lo cambiamos todo

Han pasado ya 10 años desde el estallido de la última crisis financiera mundial. Desde entonces, hemos visto un deterioro acelerado de los derechos humanos en todo el planeta y muchos pasos atrás en la sostenibilidad medioambiental.

Pero la crisis financiera no es la única responsable de un sistema enfermo: mientras la economía mundial creció en un 75%, también lo ha hecho la desigualdad en este mismo período. El 1% más rico de la población mundial tiene ya más riqueza que el 99% restante. 8 hombres multimillonarios acaparen la misma riqueza que la mitad de la población del planeta, 3.600 millones de personas.

En 2017 los beneficios de las empresas en nuestro país se incrementaron casi un 11%, cien veces más que la subida de la nómina media por trabajador, que solo creció un 0,1%, y el 26,6% de la población estaba en riesgo de pobreza y exclusión.

No podemos permanecer impasibles. No nos lo podemos permitir.

A pesar del fin macroeconómico de la llamada crisis, España es el cuarto país más desigual de Europa y el 70% de los hogares afirmaba que no estaban notando la recuperación. Incluso tener un trabajo ya no es garantía digna y hay gente que tiene que decidir en invierno si enciende la calefacción o come.

Sabemos que las causas de las desigualdades, de la pobreza, y del deterioro del planeta tienen responsables. También reconocemos que como ciudadanía tenemos un papel importante en construir un presente y un futuro que se base en los derechos, y en el que las personas y el planeta estén por encima de los intereses corporativos.

Gran parte de la ciudadanía, reunida en colectivos y organizaciones feministas, sindicales, de cooperación, ecologistas, mareas, etc., llevamos muchos años de movilización y de denuncia sectorial. No podemos hacerlo solas: si queremos producir un cambio, tenemos que actuar conjuntamente por los principios que queremos.

Este año, una vez más, nos movilizamos y hacemos un llamamiento a la sociedad para que se movilice hasta lograr medidas concretas y efectivas contra la pobreza y la desigualdad. Si nos movemos cambiamos todo.

El próximo 27 de octubre tendrán lugar grandes movilizaciones en todo el Estado, en ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza y la Exclusión Social y sus causas. Queremos que no se quede nadie atrás, y queremos conseguirlo mediante:

  • La redistribución de la riqueza
    La conquista de derechos
    La recuperación del planeta y
    Una vida digna para todas y para todos.

Súmate a las movilizaciones que se convocarán en todo el Estado el próximo 27 de octubre de 2018. En Madrid, la manifestación partirá desde Atocha.

Más información: https://cambiamostodo.wordpress.com/

Please follow and like us:

23 Oct 2018

Romper con la desigualdad para acabar con la pobreza

El acuerdo firmado por el Partido Socialista y Unidos Podemos para aprobar los Presupuestos Generales del Estado incluye una serie de medidas que tratan de paliar la vulnerabilidad económica y las privaciones materiales en las que viven más de la cuarta parte de la población española. Una pobreza que se enquista en España pese a la mejora de la economía: durante los años de crisis, han aumentado los hogares en los que se pasa frío y se consume menos carne de lo necesario para garantizar una correcta alimentación, según recoge el Informe sobre el Bienestar Económico y Material, de la Fundación La Caixa. La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) profundiza en esta radiografía y señala que 3,2 millones de personas viven en nuestro país con menos de 335 euros al mes, lo que se denomina pobreza severa. Dan también la voz de alerta acerca del aumento de la brecha de pobreza, la cantidad de dinero que tendría que ingresar una  persona pobre para dejar de serlo.

Que se hayan acordado medidas para luchar contra la pobreza en España es, sin lugar a dudas, una buena, muy buena noticia. Ahora bien, entre las medidas acordadas por los partidos progresistas, no se recoge ni una sola que hable de la cooperación para el desarrollo como herramienta para ayudar a reducir la pobreza en otros países. Así lo han puesto de manifiesto varios diputados en la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados. Le recordaron las palabras de Pedro Sánchez el pasado 17 de julio cuando, enumerando los retos en el ámbito internacional, afirmó que iba a “fortalecer y recuperar la política de cooperación al desarrollo como elemento definitorio de la política exterior de España”. Obras son amores y no buenas razones sentencia el refranero castellano, lo que traducido al lenguaje político sería que la voluntad se demuestra en los presupuestos, cosa que no ha pasado. Al menos de momento.

Sin recuperar la política de cooperación, la más recortada por las administraciones durante la crisis, será utópico que España contribuya a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que, en su meta 17.2, recuperan la incumplida demanda de Naciones Unidas para que los países más adelantados destinen al menos el 0,7% de su ingreso nacional bruto a la Ayuda Oficial para el Desarrollo. ¿Se acuerdan cómo acampamos a mediados de los noventa en muchas ciudades para pedirlo? Sigue sin cumplirse. A pesar de que, según Eurostat, más del 90% de la ciudadanía española lo reclama.

Paradójicamente, mientras la economía mundial crecía en un 75% en las dos últimas décadas, hay más de 1.300 millones de personas que viven en pobreza y casi la mitad de estas en pobreza severa. Ello significa que se están quedando rezagadas en ámbitos como la salud o la educación primaria y con graves carencias en el acceso al agua potable, el saneamiento, o a una nutrición adecuada. Y lo que es aún más grave, la FAO ha alertado de que, en 2016 y 2017, se han incrementado las personas que pasan hambre en el mundo hasta alcanzar los 821 millones. Este aumento invierte la tendencia de años anteriores.

En los últimos 20 años también siguió creciendo la desigualdad. El 1% de las personas más ricas del planeta han incrementado sus ingresos hasta alcanzar situaciones tan obscenas como que ocho hombres multimillonarios acaparen la misma riqueza que la mitad de la población del planeta (3.600 millones de personas). El 1% más rico de la población mundial tiene ya más riqueza que el 99% restante. Si no rompemos con la desigualdad será imposible revertir la situación de pobreza en el sur global. Y en la mayor parte de los casos, la pobreza y desigualdad tienen caras de mujer.

El sistema no funciona correctamente, de manera magistral lo explica el Papa Francisco con solo tres palabras: “Este economía mata”. Por eso, en torno al Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el 17 de octubre, las personas, movimientos y organizaciones que impulsamos Pobreza Cero hacemos un llamamiento a la sociedad para que se movilice hasta lograr medidas concretas y efectivas contra la pobreza y la desigualdad. Nos mueve el convencimiento de que si nos movemos, cambiamos todo. Como dice la activista guatemalteca Lolita Chávez, “apostamos por un sistema que defienda un modelo propio de desarrollo que ponga la sostenibilidad vida, la naturaleza y la determinación de los pueblos en el centro frente al modelo neoliberal”. Aspiramos a vivir en un país más decente en un mundo más justo, sostenible, inclusivo y solidario.

Andrés R. Amayuelas, Presidente de la Coordinadora Estatal de Organizaciones de Cooperación para el Desarrollo


Please follow and like us: