11 Oct 2017

Una niña pobre es aquella que no puede soñar

“Mi padre está en el paro porque la fábrica cerró. Mi madre está en casa buscando trabajo. Si mis padres dicen “no” sé que es por algún motivo. Mis padres quieren que seamos felices, si dicen “no” es porque no tienen dinero”. Así de clara se expresa Ana, con sus 12 años recién cumplidos y con ganas de seguir estudiando, aunque sabe que no lo va a tener fácil por la situación económica que vive en casa. Que Ana llegue a la universidad no va a depender de ella.

Titularse en educación secundaria obligatoria y seguir estudiando son dos condiciones imprescindibles para la futura integración laboral y social de los niños y niñas, sobre todo de estas últimas que son las que más sufren la desigualdad. Sin embargo, no todos los niños y niñas están en igualdad de condiciones, ya que acabar los estudios o abandonarlos tiene mucho que ver con el nivel de renta y formación de las familias. Todos sabemos que tener un entorno con contactos profesionales ayuda mucho a prosperar y, por ejemplo, a conseguir unas prácticas laborales o un primer trabajo.

“Una niña pobre es aquella que no puede soñar”, nos cuenta Silvia, otra pequeña que acude a los programas de ayuda de Save the Children para las familias en situación de vulnerabilidad. Una frase que cae a plomo, por la sinceridad de la niña y porque su contenido está ahí pero no lo queremos ver. La palabra “desigualdad” es muy común en titulares de periódicos, en discursos políticos y en un sinfín de artículos académicos e informes de ONG y de organismos internacionales. Es innegable, está ahí y aumenta a buen ritmo, pero es difícil de visibilizar, o no queremos verla. Hablamos de que hemos salido de la crisis económica pero hay muchos niños y niñas que se han quedado atrás.

España está entre los países de la Unión Europea con más desigualdad. Las personas más ricas en nuestro país ganan siete veces más que las más pobres, cuando la media europea es de 5,2 veces. Pero la desigualdad afecta con especial crudeza a los niños y, sobre todo a las niñas: los menores de edad con menos recursos se han empobrecido cinco veces más durante la crisis que los más ricos -un 32% y un 6% respectivamente-. Entre 2008 y 2015 el número de niños y niñas en situación de pobreza severa aumentó en 424.000. Una cifra de la vergüenza y la obscenidad.

En las sociedades más desiguales el éxito de los niños y niñas está condicionado por la herencia económica y social de los padres. En España, un niño que nace en un hogar pobre está condenado de por vida a serlo. El Estado no permite que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades, al contrario, les pone zancadillas a los que peor están.

No son solo números, en Save the Children vemos todos los días cómo muchos hogares, por mucho que se esfuercen, se quedan atrás mientras el resto del mundo avanza. Son las historias de Ana o de Silvia, y de muchas otras niñas que quieren soñar, pero las obligamos a permanecer despiertas.

Susana Hidalgo, Responsable de Comunicación de Save the Children

Please follow and like us:

10 Oct 2017

Contra la desigualdad obscena: Resistir, denunciar, sensibilizar y cambiar

Hace casi 20 años preparábamos en medicusmundi una exposición titulada “Salud el derecho de unos pocos”. Su objetivo era mostrar las repercusiones de la pobreza en la salud mundial, también en nuestro país. Su destino rotar por las salas de espera de los Centros de Salud.

Una de las protagonistas de esta exposición era Denis, una mujer peruana de 29 años. Recreábamos su historia en un panel titulado “Cuidadoras sin derecho a ser cuidadas”, Denis trabajaba como interna en casa de María de los Ángeles, una mujer enferma de 82 años a la que cuidaba todo el día excepto los jueves y sábados por la tarde y el domingo. Denis llevaba dos años en España pero no tenía permiso de trabajo, tampoco derecho a asistencia sanitaria.

Cuando estábamos a punto de inaugurar la exposición, en enero de 2000, el Estado Español reconoció este derecho a cualquier persona empadronada en el país, fuese nacional o extranjera (artículo 12. Ley orgánica 4/2000). Un logro social que celebramos al mes siguiente cambiando el nombre al panel expositivo de Denis que pasaría a llamarse: “Cuidadoras con derecho a ser cuidadas”; celebración y reivindicación por unas condiciones de trabajo dignas que aseguren el bienestar y una situación legal.

Pero 12 años después esta situación cambió, y lamentablemente el Gobierno, utilizando una vía legislativa excepcional, aprobó un Real Decreto Ley por el que las personas en situación administrativa irregular que vivían en España se quedaron sin tarjeta sanitaria (RDL 16/2012). El gobierno no solo retrocedió recortando derechos sino que emprendió iniciativas legales, recursos ante el Tribunal Constitucional, para intentar impedir que los gobiernos autonómicos aseguren este derecho en su territorio.

Desde hace 5 años numerosas entidades y movimientos sociales estamos luchando por terminar con esta desigualdad obscena, por la defensa de los sistemas públicos de salud con cobertura universal y exigiendo la reforma de este Real Decreto Ley estatal.

En el mes de septiembre pasado la Red de Denuncia y Resistencia al RDL 16/2012 (REDER) lideró una iniciativa por la que la mayoría de los grupos políticos de oposición en el Congreso de los Diputados firmaron el “Pacto político y social por un sistema nacional de salud público y universal”. Y la semana pasada se presentaba el informe “Defender nuestra sanidad. La sociedad civil frente a la exclusión sanitaria”, articulado en torno a cuatro ejes: “Resistir”, Denunciar”, Sensibilizar” y “Cambiar”, que documenta 3.784 casos de personas excluidas del sistema nacional de salud desde 2014. Una desigualdad, dolorosa y obscena, injusta y evitable, que es fruto de la acción humana y a la que, por tanto, se le puede dar la vuelta.

Hace casi 20 años cambiamos el nombre de aquel panel de Denis; hace 5 años nos lo borraron y desde entonces estamos escribiendo un nuevo cambio.

Jesús Chocarro San Martín, medicusmundi

Please follow and like us:

10 Oct 2017

Si la Economía levantara la cabeza…

En nombre de la Economía se justifican programas de ajuste y recortes, se vulneran derechos básicos como la educación, la sanidad, los empleos dignos o la protección social.  Ay, si la Economía levantara la cabeza…

Los fundadores de la Economía fueron filósofos morales que aplicaron su análisis de la naturaleza humana a los problemas sociales. Estos postulados clásicos sobre la naturaleza humana formaron la base de lo que se llamó la Economía Política que, hace algo más de un siglo, se transformó en Teoría Económica, una ciencia social.

Paulatina y crecientemente, la Teoría Económica se especializó en el estudio de dichos problemas a través de modelos matemáticos, en un absurdo intento de “ascender” en la escala científica y convertirla en una ciencia exacta. Así la Economía se fue alejando cada vez más de esa idea originaria de garantizar la satisfacción adecuada de las necesidades humanas en base a los recursos disponibles.

La última fase del capitalismo, el capitalismo financiero y especulativo, ha  supuesto que lo que llamamos Economía esté todavía más alejado de lo que es la economía real. Se ha creado una economía ficticia, representada en activos financieros sin un reflejo físico detrás que, desgraciadamente, arrastra tras de sí efectos innegables sobre la realidad, las empresas creadoras de riqueza efectiva y de empleo, y efectos perversos sobre la ciudadanía. Las decisiones llamadas económicas son ahora mayoritariamente tomadas en despachos sin alma, (incluso directamente por ordenadores que siguen criterios meramente matemáticos), sin respeto alguno a valores morales.

Todo esto ha hecho que las desigualdades, lejos de disminuir, aumenten y ha supuesto que aquellos que han conseguido posicionarse en el lado ganador, gracias a su riqueza, hayan logrado también un mayor poder político. Así vemos como los grandes capitales con sus think tanks, lobbies, medios de comunicación… poco a poco van logrando que sus intereses se filtren en las agendas políticas, influyendo en los espacios donde se toman las decisiones, haciendo que estas se adapten a sus deseos y necesidades para seguir inamovibles en su situación privilegiada; logrando así que su forma de ver el mundo pase a ser también la nuestra y que aceptemos la vulneración de derechos básicos a nivel global como un “No hay alternativa”.

Si queremos revertir esta situación y luchar contra la desigualdad y lograr un desarrollo sostenible, como se pretende en los compromisos adquiridos por la mayoría de los países en el marco de la Agenda 2030, quizás sea necesario pararse a pensar y darnos cuenta de que la Economía no es un monstruo que va por libre, sino que fue creada y diseñada por y para seres humanos; como se dice en el video: “la economía es la forma en la que organizamos los recursos y el objetivo debería ser el bienestar de las personas y del  planeta. La economía puede funcionar de otras maneras, porque la economía también es política, y la política si no la haces, te la hacen”.

Así pues, hagamos economía, porque sólo así lograremos desbancar a los mercados y lograr que la sostenibilidad de la vida esté en el centro de la misma: #HazEconomía.

 

Por Freest Saralegui Harries y Eba Armendáriz Echániz, de Economistas sin Fronteras

Parte de este artículo fue extraído del artículo “El papel de los/as economistas en la sociedad“ escrito por Juan Gimeno Ullastres para el núm 12 de la revista “Economistas.”

 

Please follow and like us:

6 Mar 2015

Año Europeo del Desarrollo: agua, mujeres y niñas #EYD2015

Las personas que residimos en España consumimos una media que se sitúa en torno a los 140 litros de agua diarios. Imagina si para obtenerla, en vez de abrir el grifo, tuvieras que recorrer una distancia con uno o varios cubos para llevarla hasta tu casa.

Evidentemente, cuando existe un condicionante físico para el acceso como éste, el consumo se reduce. En este sentido, los datos globales muestran que las personas que tienen la fuente de agua a más de media hora de su hogar recogen menos agua de la recomendada para cubrir sus necesidades básicas de consumo e higiene. Según el PNUD, esta cantidad debería ser de, al menos, 50 litros diarios.

¿Y por qué os cuento esto hoy?

Por muchos motivos, pero el principal es que, dentro del Año Europeo del Desarrollo, el mes de marzo está centrado en las mujeres y las niñas, porque “En muchas zonas del mundo, el mero hecho de nacer niña constituye una desventaja. Muchas mujeres sufren discriminaciones a lo largo de su vida: no van a la escuela cuando son pequeñas, no pueden encontrar trabajos adecuadamente remunerados cuando son mayores, no tienen acceso a servicios sanitarios básicos para ellas o sus hijos, y no tienen derechos patrimoniales o de protección social cuando llegan a la vejez”.

Dicho esto, vuelvo al agua.

En los países del Sur, las mujeres y las niñas son, habitualmente, las responsables de abastecer de agua al hogar. En África, el 90% de esta tarea es responsabilidad de ellas y hay países en los que las mujeres dedican 4 ó 5 veces más tiempo que los hombres a recoger agua. La distancia media que caminan mujeres y niñas en África y Asia con este objetivo es de 6 km. diarios.

Evidentemente, esto tiene graves consecuencias sobre las opciones de mujeres y niñas de salir del círculo de la pobreza. Por poner sólo tres ejemplos:

  • Tener que ir a por agua impide a millones de niñas ir a la escuela. Los datos muestran que la asistencia a clase se reduce notablemente cuando la fuente de agua está a más de 400 metros o 15 minutos desde el hogar.
  • Cuando las mujeres tienen que recorrer largas distancias para asegurar el suministro de agua, no pueden emplearlo en actividades productivas que les permitan acceder a recursos económicos.
  • Cargar durante largos recorridos con cubos llenos de agua provoca serios problemas de columna en la vejez.

En este vídeo que editamos hace unos meses en ONGAWA os contamos con más detalle sobre esta problemática:

Este año, además del Año Europeo del Desarrollo, es el último del Decenio Internacional para la acción “el agua fuente de vida” de Naciones Unidas y es, también, el último año de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. No perdamos la oportunidad de poner nuestro granito de arena para que todos (y sobre todo todas) tengan garantizado el Derecho Humano al Agua.

Si quieres, por ejemplo, te animo a sumarte a la marcha y el selfie por el Derecho al Agua que organizamos conjuntamente ONGAWA, Oxfam Intermón y Prosalus el próximo 15 de marzo.

Jorge Castañeda, Responsable de Campañas y Comunicación Externa de ONGAWA

Please follow and like us:

29 Jul 2013

Juntxs por la Igualdad: ¡Que no se quede nadie atrás! #17O

Movilización por la Justicia Global – Llamado a la Acción contra la Pobreza (15 septiembre-20 octubre 2013)
Únete a nosotrxs, durante un mes durante el cual la ciudadanía de todos los rincones del mundo se unirá para exigir el cambio.
Cambio real, cambio transformador que el mundo urgentemente necesita.
INTRODUCCIÓN
Los recursos y el conocimiento existente, deben de estar en función de la sustentabilidad del planeta y la humanidad, para erradicar las desigualdades y laexclusión.
Sin embargo, todos los días en todas partes del mundo mujeres, hombres, niños y niñas no logren realizar sus derechos fundamentales como la educación, la salud, el agua, el saneamiento y la soberanía alimentaria.
Hay soluciones concretas para erradicar la pobreza, sin embargo, existe un sector privado poco regulado crea sus propias reglas y políticas, centrándose en sus intereses corporativos en vez de las personas y el medio ambiente. Acaparamientos de tierra y mega
proyectos mineros que violan el derecho de los pueblos a la tierra y el agua siguen con poca transparencia o rendición de cuentas.
Hay soluciones concretas pero, sin embargo el cambio climático está afectando a millones de personas en todo el mundo, sobre todo mujeres que están perdiendo sus medios de vida y pequeños agricultores que están luchando para adaptarse a las elevadas temperaturas, las sequías, las inundaciones y otros desastres “naturales”.
Frente a estés múltiples crisis, los gobiernos se reúnen a puertas cerradas y toman decisiones que afectan a nuestras vidas, sin tomarnos en cuenta.
A pesar de esto, las mujeres, los hombres y los niños y las niñas, jóvenes y pueblos originarios de todo el mundo se levantan en defensa de sus derechos fundamentales, del futuro de sus hijos e hijas y el bienestar de sus comunidades.
Desde Brasil, a las plazas de Tahrir y Taksim para nombrar sólo algunos ejemplos, la ciudadanía está de pie, exigiendo el cambio.
La ciudadanía es agente de cambio. Cualquier esfuerzo para erradicar la pobreza y la desigualdad debe empezar por poner a las personas en el centro del proceso. Durante un mes ciudadanas y ciudadanos se reunirán con propuestas, ideas, soluciones, energía para decir “Que nadie se quede Atrás.”
Creemos que con verdadera voluntad política, podemos cumplir y superar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y crear una aún más ambiciosa agenda post-2015 para acabar con la pobreza. Creemos que los ODM y ODS deberían ser el mínimo y no el máximo y afirmamos que los saberes y prácticas ancestrales de las poblaciones en el cuido del planeta y el paradigma de vida deben ser el enfoque en la sustentabilidad.
Lo que el mundo necesita ahora – tanto para la tierra como para sus habitantes – es respeto por las personas y el planeta. Si reconocemos los límites planetarios, si honramos a aquellos que vinieron antes y los que vendrán, si nos aseguramos de que categoría como raza, casta, sexo, orientación sexual, clase no pueden ser utilizado para excluir y marginalizar, si promovemos la igualdad de género y defendemos un gobierno transparente y responsable, si defendemos nuestros derechos. . . . podemos lograr el cambio real, el cambio transformador que el mundo necesite tan urgentemente.
Únete a nosotros, durante el mes global de movilización contra la desigualdad.
MES DE MOVILIZACIÓN
La Movilización por la Justicia Global está organizada por un amplio grupo de organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo. .
Durante el Mes de Movilización se reunirán personas que creen que la desigualdad es el principal obstáculo a la prosperidad sostenible para todo el mundo.
El mes de la movilización comienza el 15 de septiembre – Día Internacional de la Democracia y termina el 20 de octubre. En España, se organiza la semana de acción en torno al 17 de octubre.
Momentos clave incluyen 25 de septiembre el Cumbre de la ONU sobre los ODM y Post-2015 y el 17 de octubre Día Internacional de lucha contra la Pobreza y sus causas. Las acciones pueden centrarse en un tema en particular (porejemplo, la Justicia Fiscal, Desigualdad de ingresos o de acceso al

agua y saneamiento) o una serie de temas con un enfoque en acabar con la desigualdad y que nadie se quede atrás. También está prevista una
acción global que une personas y continentes.
ACCIONES

Las acciones pueden ser llevadas a cabo por grupos, colectivos, organizaciones, movimientos e incluso por individuos.
Se está planificando una acción global y en España una serie de acciones en torno al 17 de octubre.
Más información estará disponible en breve.
LOS PROBLEMAS
La desigualdad de ingresos
La desigualdad en ingreso está cada vez más en aumento, junto con el desempleo que se encuentra ya en niveles sorprendentes. Mientras tres mil millones de personas viven con menos de 2,50 de dólar al día, 0,5% de la población mundial posee más del 35% de la riqueza y los 10 personas más ricas del mundo aumentaron en $240 millones su riqueza en 2012.
Para erradicar la pobreza, es esencial abordar las causas de la creciente desigualdad de ingresos. Personas en todo el mundo trabajan en condiciones inhumanas e inseguras, y al mismo tiempo ganan salarios por debajo del nivel mínimo de vida. Exigimos un compromiso internacional y nacional para la implementación del Programa de Trabajo Decente – la creación de empleo, la garantía de los derechos en el trabajo, que se extiende a planes sociales de protección y la promoción del diálogo social.
La protección social es un derecho humano internacionalmente reconocido que los gobiernos nacionales tienen una obligación de cumplir. Se ha demostrado que los sistemas nacionales de protección social son económicamente viables y eficaces en la lucha contra la desigualdad.
Regulación del Sector Privado, Comercio y Justicia Fiscal
Los numerosos hilos ‘venenosos’ – prácticas corporativas destructivas como el acaparamiento de tierras, mega-minería y la privatización de los servicios sociales como la educación, la salud, el saneamiento y el agua – contribuyen a la desigualdad. Exigimos mayor regulación del sector privado, incluyendo normativas que protegen a las comunidades junto con mecanismos de reparación por daños causados.
Hace falta una reforma de las relaciones comerciales para promover la igualdad entre los socios comerciales, y mantener el trato especial y diferenciado para países en vías de desarrollo. Las grandes multinacionales evaden al año unos 160.000 millones de dólares americanos en impuestos que dejan de pagar en los países donde operan, dinero que se podría invertir en la erradicación de la pobreza. Sólo en España, se calcula que el fraude fiscal asciende a los 60.000 millones de euros, correspondientes a grandes empresas y fortunas personales. Los gobiernos deben implementar sistemas progresivos de impuestos (en la práctica y no sólo en el papel) y promover una mayor transparencia financiera para acabar con la impunidad de quienes evaden impuestos.
Reforma de la Arquitectura Financiera Internacional
Los países económicamente poderosos dominan foros y plataformas internacionales y mantienen sistemas y estructuras que aseguran que una gran porción de la riqueza fluya hacia ellos. Hace falta una reforma democrática y en pro de los países en vías de desarrollo incluyendo: una mejor regulación de los bancos, los flujos financieros y las actividades financieras, como el comercio de derivados, una mayor participación los países en desarrollo en las instituciones de Bretton Woods y el establecimiento de un mecanismo para la renegociación de la deuda soberana.
Cambio Climático y Desarrollo Sostenible
El calentamiento global aumenta las desigualdades: ahora afecta a las vidas de millones de personas en todo el mundo en particular a los pequeños productores que luchan por adaptarse a las crecientes temperaturas, la sequía y las inundaciones impredecibles.
Basado en las últimas investigaciones científicas, vamos hacia un mundo donde las temperaturas tendrán un promedio de 4-6 grados superiores a lo actual. Hay que transformar los patrones de consumo y producción para asegurar equidad y acceso sostenible a los recursos que permitirán a todo el mundo a vivir dentro de los límites del planeta. Necesitamos mecanismos para el desarrollo sostenible equitativo, participativo, responsable y transparente.
La violencia y la discriminación contra las mujeres
Las mujeres constituyen la mayoría de las personas que viven en la pobreza, y la violencia contra las mujeres crea y perpetúa la desigualdad. Además, la gran mayoría de los avances en la igualdad de género han beneficiado a las mujeres en las altas esferas de la sociedad. Debemos dirigir nuestra atención a aquellas mujeres que anteriores programas de igualdad de género no ha llegado y establecer políticas que garanticen la igualdad de acceso y oportunidades para todas las mujeres en el empleo, tenencia de la tierra, la educación, la salud, la gobernanza y sexual y servicios de salud reproductiva.
La Paz y Seguridad Humana
En lugar de invertir en las personas, los gobiernos invierten miles de millones en la defensa y la guerra. Las personas que viven en la extrema pobreza es casi siempre quien sufre la mayoría de los conflictos armados.
Para eliminar la desigualdad, el gasto militar debería ser re- canalizado al gasto social y quienes viven en la pobreza deberían tener una voz en las decisiones relacionadas con la guerra y la defensa.
Los derechos humanos son para todxs
Cada vez más gobiernos están tomando decisiones sin la participación de la ciudadanía. La falta de participación, la desigualdad y la pobreza es un círculo vicioso.
Exigimos la participación popular en la toma de decisiones, el acceso a la información, acceso a la justicia para violaciones de derechos humanos
económicos, sociales y culturales así como los civiles y políticos.

Información adicional

Para más detalles sobre los problemas, consulte
Otros datos de referencia en este documento se pueden encontrar en
•”El costo de la desigualdad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos duele a todos” (Oxfam, 18 de enero de 2013)
•Trace la campaña de la Tasa(ChristianAid)
Please follow and like us: