10 Ene 2019

De presidente a presidente

Andrés Rodríguez Amayuelas, máximo responsable de la Coordinadora de Organizaciones de Cooperación para el Desarrollo le pide a Pedro Sánchez que aumente la ayuda oficial a la cooperación. 

*Artículo de opinión publicado en Planeta Futuro, El País

Estimado Pedro,

Tu llegada a la presidencia del Gobierno fue tan inesperada como esperanzadora. Tras casi una década perdida para la cooperación española, los nuevos aires permitían tomar aliento. En 2015, cuando deberíamos haber alcanzado el 0,7% en ayuda oficial al desarrollo (AOD) acordado en el Pacto de Estado contra la Pobreza, marcamos un mínimo histórico con poco más de un 0,1%. Estábamos a la cola de Europa y muy lejos de los compromisos asumidos internacionalmente. Desde entonces, el PSOE ha criticado esta situación y ha reiterado su compromiso con la recuperación de esta política pública, de ahí nuestra esperanza con el cambio de gobierno.

Tú mismo, el pasado 17 de julio en el Congreso de los Diputados enumeraste los retos en el ámbito internacional, señalando entre ellos el de “fortalecer y recuperar la cooperación al desarrollo como elemento definitorio de la política exterior de España”. Incluso este pasado fin de semana en el Foro de París por la Paz has insistido en la necesidad de “ponerse en los zapatos de gente que vive a miles de kilómetros y pensar que su suerte también es la nuestra”.

Son declaraciones ilusionantes que muestran la responsabilidad de España en el mundo. Ahora esas declaraciones deben concretarse en hechos y eso pasa, necesariamente, por el Boletín Oficial del Estado y los Presupuestos Generales. Así lo reconocéis en el acuerdo firmado con Unidos Podemos cuando afirmáis que “la voluntad política de un Gobierno se manifiesta siempre en sus presupuestos, ya que son la principal herramienta para demostrar las prioridades de actuación que contribuyen al cambio social”.

Tengo que decirte, por lo tanto, que nos sorprendió sobremanera que entre las 64 medidas recogidas en el acuerdo de Presupuestos para un Estado Social no encontráramos la más mínima mención a la situación de pobreza, desigualdad e insostenibilidad en la que viven millones de personas en el mundo, ni una palabra sobre el compromiso de recuperar la cooperación al desarrollo. Ni una. Y no nos vale la excusa de que es un acuerdo con medidas para llegar a fin de mes, porque estaríais dando validez al insolidario argumento de primero los de casa. No olvidemos que hoy por hoy el 99,8% de los presupuestos se ejecuta en España y que lo que pase fuera de casa también nos afecta.

Hace ya unos años que el socialdemócrata alemán Peter Glotz escribió que la izquierda debía construir una coalición de los fuertes a favor de los débiles y en contra de sus propios intereses. Una certera definición de solidaridad que pone a prueba el internacionalismo y el multilateralismo de quien se define como progresista. Dicho de otra manera, Glotz, exsecretario del SPD, hacía un llamamiento a no dejar a nadie atrás, en nuestro país o en otros países, adoptando medidas que eleven la mirada del corto plazo electoralista.

Si queremos que España ocupe el papel que le corresponde en el plano internacional no vamos a conseguirlo solo con declaraciones y discursos. Y esto no lo decimos solo nosotras, sino también las más de 120 organizaciones que forman la Cumbre Social. Hay que habilitar presupuestos de AOD para luchar contra la pobreza de las más de 2.000 millones de personas, mayoritariamente mujeres, que en todo el mundo viven con menos de dos dólares diarios, de las 821 millones que pasan hambre o de los 159 millones de niños y niñas que sufren desnutrición crónica. También necesitamos fondos adicionales para conseguir que no se supere el incremento de 1,5 ºC en la temperatura media del planeta, tal como que reclama el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Sin olvidar aportar fondos a los organismos internacionales que trabajan por la defensa de los derechos humanos y el combate a la pobreza en todo el planeta.

Cuestión de coherencia y responsabilidad

Las organizaciones de cooperación al desarrollo españolas estamos presentes en 105 países, trabajamos con más de 35 millones de personas y llevamos la solidaridad de la ciudadanía a quienes descarta el injusto sistema económico que impera. Somos el vehículo de la solidaridad con las poblaciones desposeídas. Una vasta fuerza diplomática de tolerancia y paz. Gestionamos cinco céntimos de cada 100 euros de los presupuestos; una cantidad que, en realidad es garantizada por el compromiso de la ciudadanía a través de la de la X Solidaria en la declaración de la renta. El compromiso de la ciudadanía es claro, ahora le toca al Gobierno de España: debe retomar la senda de recuperación de la ayuda oficial para el desarrollo.

Pedro, es una cuestión de coherencia. No solo con tu palabra o con el programa electoral del PSOE, también con la voluntad de los partidos políticos representados en el Congreso de los Diputados. Hace casi un año que aprobó por consenso, en la Comisión de Cooperación, una Proposición no de Ley (la 161/0202620) en la que señalaban la necesidad de alcanzar el 0,4% de la Renta Nacional Bruta al acabar la legislatura, en 2020, y avanzar hacia el 0,7% en 2030. Ahora es el momento de cumplir el acuerdo; si no es ahora, ¿cuándo?

¿Tendremos que apuntar este incumplimiento en tu debe tal como hicimos con Mariano Rajoy? Él afirmó en la Asamblea de Naciones Unidas de 2013: “A medida que crezca la economía española, el Gobierno volverá a apoyar una inversión en cooperación al desarrollo generosa, inteligente y eficaz”. La economía ha mejorado y seguimos sin recursos, sin política. ¿A qué estamos esperando?

Mientras negociáis con otros partidos los flecos de los presupuestos podéis cumplir la proposición no de ley y aumentar de manera significativa el presupuesto de cooperación, los fondos de ayuda humanitaria y de educación para el desarrollo, o los instrumentos que garantizarían el trabajo de las ONG en todo el mundo. Estáis a tiempo de dar un giro de timón que esté a la altura de los enormes retos que enfrentamos como humanidad. Estáis a tiempo de no defraudar a la ciudadanía, a los actores internacionales con quienes os habéis comprometido y a millones de personas que luchan a diario por una vida digna. Confiamos en ello.

Please follow and like us:

18 Dic 2018

Cooperación y solidaridad: dos claves para entender la evolución humana

Rodrigo Alonso Alcalde, Responsable de Didáctica del Museo de la Evolución Humana, Junta de Castilla y León, Profesor Asociado del Área de Prehistoria de la Universidad de Burgos – @museoevolucion

Tras la publicación de Charles Darwin, en 1859, del Origen de las Especies por medio de la Selección Natural, comenzó a generalizarse la idea de que el proceso evolutivo había estado protagonizado por la supervivencia de los mejor adaptados. Esta premisa alcanzó su máximo exponente a finales del siglo XIX con Herbert Spencer y sus planteamientos del darwinismo social. Este modelo explicativo se basó en aplicar el mecanismo de la selección natural darwiniano al estudio de las sociedades humanas. Según esto, el devenir histórico de los países, las etnias o las clases sociales se habían (había) articulado en una competición en las cual los mejor adaptados ocupaban y debían ocupar los lugares privilegiados. Este tipo de formulaciones trascendió de forma casi inmediata al campo de la política y sirvió para justificar, desde un falso empirismo científico, las políticas imperialistas y raciales de finales del siglo XIX y buena parte de la primera mitad del siglo XX.


Reproducción de Homo Georgicus, realizada por E. Daynès, Museo de la Evolución Humana, Junta de Castilla y León.

Hoy en día sabemos que esto no fue así y que en nuestra evolución, junto al mecanismo de la selección natural, hubo otros factores como la cooperación y la solidaridad que fueron claves para el desarrollo de nuestro género, el género Homo desde hace 2,5 millones de años. Sin embargo estos factores no son características exclusivamente humanas. En el reino animal podemos encontrar ejemplos de solidaridad en chimpancés, orangutanes, delfines o incluso en los pingüinos. Mientras que acciones cooperativas es fácil rastrearlas tanto en otros mamíferos, aves, reptiles y peces. Lo que nos diferencia del resto de animales es que nosotros a lo largo del proceso evolutivo hemos desarrollado la cooperación y la solidaridad como elemento clave para potenciar la cohesión del grupo y conseguir ocupar todos los ecosistemas del planeta por muy adversos que estos sean, desde el  Ártico hasta el Himalaya pasando por la Amazonia o el desierto del Sáhara.

Pero, antes de continuar, conviene definir el significado básico de estos dos conceptos claves en nuestra historia evolutiva. Según el Diccionario de la Real Academia Española, la cooperación es “obrar juntamente con otro u otros para la consecución de un fin común”. Mientras que la solidaridad es la “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”. En el caso que nos ocupa la principal diferencia entre ambos conceptos podemos encontrarla en que mientras la cooperación se realiza entre individuos iguales, la solidaridad se da entre desiguales. Es decir, él o los individuos que muestran su solidaridad hacia otros individuos están por encima en alguno de los planos biológicos o sociales. El plano biológico podríamos limitarlo a aquellos individuos que poseen una salud óptima. Mientras que en el plano social es más complejo y lo reservaríamos para aquellos individuos que por diversas circunstancias están mejor considerados dentro del grupo, por cuestiones como la edad o la organización social (líderes). Estos individuos socialmente mejor considerados mostraron su solidaridad al adherirse circunstancialmente a la causa de otros individuos que están por debajo de ellos, sin esperar nada a cambio.

El trabajo cooperativo permitió que nuestros antepasados sobrevivieran

Si extrapolamos estos conceptos teóricos al estudio de nuestros antepasados tenemos que en las actuales Kenia, Tanzania y Etiopía, encontramos numerosos yacimientos datados entre 2.5 y 1,8 millones de años que tienen, además de los primeros fósiles de nuestro género (Homo habilis y Homo rudolfensis), restos de las primeras herramientas de piedra y fragmentos de grandes herbívoros con marcas de corte. Estas marcas evidencian el consumo de estos animales por parte de estos homininos. El despiece e ingesta de estos elefantes, rinocerontes e hipopótamos cabe considerarlos como los primeros consumos comunitarios realizados por nuestros antepasados. Este reparto del alimento puede entenderse como el desarrollo de una acción conjunta para la consecución de un fin común: la alimentación del grupo, por lo que estaríamos ante la primera evidencia de cooperación en la historia de la humanidad. El trabajo cooperativo permitió que nuestros antepasados sobrevivieran en la sabana compitiendo por los recursos cárnicos con tigres, panteras y leones.

Por lo que se refiere a la solidaridad, nos encontramos que en el año 2003 en el yacimiento caucásico de Dmanisi (Georgia) apareció una mandíbula humana con una antigüedad de 1,8 millones de años. Este fósil perteneciente a la especie Homo georgicus presenta una ausencia total de dientes y de los alvéolos que alojaban sus raíces. En otras palabras, al “viejo de Dmanisi” se le habían caído sus dientes y el hueso circundante a los alvéolos invadió los vacíos dejados al desaparecer las raíces de los mismos. Ahora bien ¿cómo un individuo sin dientes pudo alcanzar los 40 años de edad hace 1,8 millones de años? Evidentemente sin una ayuda por parte del grupo este individuo no hubiera alcanzado esa edad. Muy probablemente, sus compañeros se tuvieron que dedicar a masticarle los vegetales y trozos de carne cruda para que luego él los pudiera digerir. Estos cuidados representan la primera prueba de solidaridad documentada en la historia de la humanidad. Desde entonces son cada vez más las evidencias que tenemos de este tipo de comportamiento en el registro fósil que demuestran que el desarrollo de la solidaridad ha sido una característica esencial en nuestro propio proceso evolutivo.

Please follow and like us:

12 Dic 2018

Manifiesto por una Europa sostenible para la ciudadanía

La Unión Europea es uno de los proyectos de paz más admirables de la historia contemporánea. Se estableció una comunidad que declara como sus valores básicos la dignidad humana, el respeto de los derechos humanos, la libertad, la democracia, la igualdad y el estado de derecho.

Además de mantener una paz duradera entre sus miembros, la Unión Europea también trajo consigo ríos más limpios, protección contra la contaminación química, permisos parentales, educación de calidad y la libre circulación dentro del espacio Schengen.

A pesar la extraordinaria misión de laUnión Europea y de su gran legado, por desgracia, la respuesta de quienes toman decisiones ante la crisis financiera, al cambio climático y la degradación ambiental, al incremento de la desigualdad y la socavación de los derechos de las mujeres, a escándalos como el de nuestro sistema alimentario o el de las emisiones de los vehículos diésel y al aumento de los flujos migratorios mediante el cierre de nuestras fronteras a las personas necesitadas, ha ido encontra de los valores básicos de la Unión Europea y ha supuesto un retroceso en algunos de los logros históricos que habíamos conquistado.

La población tiene la impresión de quelos intereses económicos y financieros de los ricos se anteponen al bien común. La ciudadanía se enfrenta a las consecuencias de la austeridad —el aumento de la pobreza y las desigualdades, el empeoramiento del acceso a la asistencia sanitaria y el desempleo (juvenil)— mientras a las grandes empresas se les permite no pagar los impuestos que les corresponden. Los problemas urgentes no se resuelven; por ejemplo, la crisis climática y la contaminación atmosférica, que matan a cientos de miles de personas. En resumen, se está dejando atrás a la ciudadanía de Europa y no todos disfrutan de los beneficios de la Unión.

Además, en la Unión Europea hemos sido incapaces hasta ahora de idear una solución conjunta y humana a los desplazamientos de personas migrantes y refugiadas. No se garantiza el respeto de sus derechos humanos. También vemos que el ámbito de acción de la sociedad civil y los sindicatos para defender tanto los derechos y las libertades fundamentales como la protección básica del medio ambiente está disminuyendo en muchos países en Europa.

En estas circunstancias, muchas personas se sienten frustradas y han perdido la confianza en la capacidad de las instituciones de la Unión Europea para dar respuesta a sus necesidades. El auge de las fuerzas políticas nacionalistas y xenófobas en todo el continente es un indicador alarmante de este descontento y una grave amenaza para la democracia y nuestros valores básicos.

OTRA EUROPA ES POSIBLE

Como ciudadanía, somos conscientes de los problemas que plantea la situación actual en Europa y, cuando se habla sobre su futuro, no deberíamos limitarnos a cuestionarnos si queremos más o menos Europa, sino centrar la atención en nuestras necesidades de cara al futuro y en nuestros derechos. La pregunta clave es: «¿Qué clase de Europa queremos?».

Por eso, más de 200 organizaciones de todo el continente están haciendo un frente común para unir a la población e intercambiar ideas sobre «la Europa que queremos», así como para lograr queesta cuestión forme parte del programa de las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Creemos plenamente en un proyecto europeo que se base en el desarrollo sostenible y en los valores éticos básicos de Europa: la democracia y la transparencia, la justicia social y ambiental, los derechos humanos, el estado de derecho, la igualdad y la solidaridad. Estos principios deben fundamentar todas las políticas y para ello es necesario que se produzcan cambios profundos a partir de hoy mismo. Queremos políticas, reglas y normas que cumplan los propósitos para los que se crearon: salvaguardar la salud y el bienestar, garantizar la seguridad y la libertad de la ciudadanía, y proteger el clima y el medio ambiente. Queremos políticas que estén al servicio de las generaciones presentes y futuras tanto dentro como fuera de Europa y que las ayuden.

HOJA DE RUTA PARA CONSEGUIR LA EUROPA QUE QUEREMOS

Para recuperar la confianza del público, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Gobiernos de los Estados miembros deben dar prioridad a las cuestiones esenciales que exponemos a continuación en la agenda de los debates que se celebrarán próximamente en relación con las elecciones al Parlamento Europeo, la nueva Comisión y el futuro de Europa:

  1. PONER EUROPA EN LAS MANOS DE LA CIUDADANÍA. Necesitamos una participación de la sociedad civil y una ciudadanía activa, renovadas y eficaces. Es imprescindible dar prioridad a ambas para mejorar la democracia (también en el trabajo), la transparencia, el acceso de toda la población a los derechos fundamentales y la confianza de la ciudadanía de la Unión Europea en la construcción de unaEuropa justa y sostenible. Es importante que la infancia y la juventud tomen parte activa como ciudadanía y que les alentemos a realizar aportaciones valiosas a los procesos políticos europeos. Se deben tomar medidas para garantizar más transparencia y responsabilidad pública en la toma de decisiones de las instituciones de la Unión Europea y de los Gobiernos de cada país. Los intereses de la ciudadanía y de la sociedad civil tienen que anteponerse a los intereses financieros y comerciales particulares. La educación cívica y el fomento del pensamiento crítico deberían capacitar a las personas para participar mejor en los debates públicos.
  • IGUALDAD Y DERECHOS HUMANOS. Las políticas públicas y las disposiciones legislativas deben garantizar que, de acuerdo con las leyes europeas e internacionales en materia de derechos humanos, todos los ciudadanos y residentes de la Unión Europea se beneficien del mismo nivel de protección y puedan ejercer sus derechos y libertades fundamentales para vivir de acuerdo con sus propias convicciones sin sufrir discriminación y al amparo de los principios de libre determinación y dignidad humana. La Unión Europea debe mejorar sus políticas y medidas para garantizar la igualdad de género. Asimismo, tiene la obligación de velar por la igualdad de oportunidades de todos aquellos que sufren múltiples formas de discriminación en nuestra sociedad.
  • UNA EUROPA SOCIAL FUERTE. El modelo social europeo debe proteger a todas las personas por completo y de manera justa sin dejar de mitigar la pobreza y brindarles oportunidades para que todos puedan prosperar. Recibir ingresosdecentes es fundamental para asegurar una buena calidad de vida y reducir labrecha entre los que más tienen y los que menos. Todas las personas—independientemente del país en el que vivan y de la generación a la quepertenezcan— tienen derecho a disfrutar de condiciones dignas en el trabajo,igualdad, más bienestar y menos desigualdades en el terreno de la salud. Losprincipios básicos que fundamenten los programas políticos tanto en el ámbitonacional como en el europeo deben ser la inclusión y protección social, lascondiciones de trabajo dignas, la igualdad de género, la salud y asistenciasanitaria pública, el acceso a una vivienda asequible y de calidad, la justiciaambiental, la educación de calidad y la igualdad de acceso a la cultura.
  • MEDIDAS DE GRAN ENVERGADURA RELACIONADAS CON EL CLIMA. El Acuerdo de París debe aplicarse plenamente y quedar plasmado en la correspondencia de los objetivos de reducción de emisiones de la Unión Europea para 2030 y 2050 con el compromiso de limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC, así como en la implementación de políticas ambiciosas en materia de acción climática como, entre otras, la eliminación progresiva rápida de todos los combustibles fósiles y el paso de la eficiencia energética a la reducción del consumo de energía entérminos absolutos. La Unión Europea debería acelerar la transición sostenible y justa a un suministro de energía 100% renovable que sea limpio y asequible, que favorezca la implicación comunitaria y que no nos aboque a la pobreza energética.
  • GESTIÓN SÓLIDA DE LOS RECURSOS NATURALES. Deben establecerse y aplicarse normas comunes que eviten la contaminación del aire y del agua, y que garanticen la producción de alimentos seguros y sanos y la protección de nuestros océanos. Es imprescindible poner en marcha iniciativas ambiciosas para detener la deforestación y la pérdida de biodiversidad tanto en Europa como en el resto del mundo, así como la explotación insostenible de los recursos naturales (también en el Sur Global). Se deben tomar medidas (estrategias de suficiencia en particular) para adaptar el nivel de consumo de nuestro continente a la capacidad productiva del planeta.
  • SISTEMAS ALIMENTARIOS SOSTENIBLES Y SANOS. Es indispensable reformar la política agrícola común para producir alimentos más sanos y garantizar un precio justo a los pequeños agricultores y las explotaciones agrícolas orgánicas de Europa. Esto debería traducirse en una mayor protección del medio ambiente y de la naturaleza, más soberanía alimentaria, mercados de productos agrícolas regionales, sistemas alimentarios más sanos, menos desperdicio de alimentos y el cese del dumping en el Sur Global. La Unión Europea debe centrar sus esfuerzos en la transición a la agricultura orgánica a pequeña escala y en la reforestación como iniciativas clave para luchar contra el cambio climático.
  • EQUIDAD TRIBUTARIA. Se deben implementar medidas tributarias coordinadas y eficaces para quetodas las empresas abonen los impuestos que les correspondan y contribuyan a los presupuestos públicos europeos y de cada país, de forma que se garantice el acceso al bienestar y a los derechos socioeconómicos. La Unión Europea tiene la obligación de comprometerse a luchar de forma efectiva contra la evasión de impuestos en todo el mundo y a clausurar los paraísos fiscales europeos.
  • UN PROGRAMA DE COMERCIO JUSTO. El comercio internacional debería considerarse como un medio para la distribución eficaz de productos y servicios respetando los objetivos sociales y ambientales. Es preciso que los acuerdos de comercio beneficien a la población, a las personas trabajadoras y a pequeños productores; no pueden concebirse como un medio que sirva únicamente a los propósitos de las multinacionales y los inversores. Con ello se lograría garantizar condiciones de trabajo dignas y mejor protección social, por ejemplo. La finalidad principal de los acuerdos de comercio y de inversión debe ser el interés público y la mejora del bienestar, no la reducción de cargas y costes para las empresas. Se deben suprimir los derechos vip de los que gozan actualmente los inversores y los tribunales de arbitraje.
  • EL PAPEL DE LA UNIÓN EUROPEA EN EL MUNDO. La Unión Europea tiene un papel esencial que desempeñaren la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Es imprescindible que todas sus políticas internas y externas sean coherentes y se correspondan con los ODS. La ayuda al desarrollo en el exterior de la Unión Europea debe priorizar a quienes más lo necesitan, como los países menos adelantados, y apoyar a las personas más marginados. Es indispensable que la Unión reestructure sus inversiones para lograr la sostenibilidad, erradicar lapobreza y conseguir que el acceso universal a los derechos fundamentales seauna realidad en todo el mundo. También debe incitar activamente a las empresas europeas que operen en el extranjero a que adopten una serie de normas europea se internacionales jurídicamente vinculantes en materia de derechos humanos, mediante el impulso de la creación de un Tratado de la Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, por ejemplo.
  • UNA RESPUESTA A LA MIGRACIÓN CENTRADA EN LAS PERSONAS. Europa debe desempeñar un papel centrala la hora de proporcionar una respuesta humana a la migración a escala mundial que beneficie a todas las personas implicadas y los proteja. Debemos dar la bienvenida a personas solicitantes de asilo y tratarlos con el mismo talante que el que se plasma en las convenciones sobre personas refugiadas de las Naciones Unidas.
  • INVESTIGACIONES RESPONSABLES Y BASADAS EN LAS NECESIDADES DE LA SOCIEDAD. Los rendimientos de las inversiones dela Unión Europea deben destinarse al bien común y a abordar los retos a los quese enfrenta la sociedad. Los recursos actuales deben destinarse a las investigaciones cuya repercusión prevista en el futuro de nuestras sociedades y del planeta sea mayor, de forma que los resultados de los estudios priorizados hagan de Europa y del resto del mundo un lugar ecológicamente sostenible, pacífico y sano en el que vivir. No podemos seguir favoreciendo los presupuestos militares y las prioridades empresariales. Las investigaciones dela Unión Europea deben ser democráticas, beneficiar a la sociedad, estar localizadas y respetar los límites del planeta, lo cual implica un cambio de rumbo con respecto a los modelos económicos basados en un crecimiento muy marcado que generan una gran rentabilidad para unos pocos y que consumen una cantidad ingente de recursos.
  1. UN PRESUPUESTO DE LA UNIÓNEUROPEA CENTRADO EN LAS PERSONAS. El presupuesto de la Unión Europea debe emplear supotencial para fomentar la sostenibilidad, la justicia económica y el bienestar mediante inversiones en infraestructuras sociales, educación, cultura y medidasrelacionadas con el clima. Esto conlleva eliminar progresivamente los subsidios e inversiones insostenibles y potenciar los mecanismos de rendición de cuentas. Dicho de otra forma, debe ser un presupuesto por y para las personas y el planeta.

Consulta las organizaciones firmantes de este manifiesto en este enlace.

Please follow and like us:

10 Dic 2018

No es labor para mujeres: defender los derechos humanos en tierra de hombres

AnaGómez Pérez-Nievas, periodista en Amnistía Internacional España

Hace70 años la activista Hansa Mehta logró que en la DeclaraciónUniversal de Derechos Humanos se hablara de la protección de “los seres humanos”, no solo del “hombre”. Tras un año marcado por la resistencia de las mujeres analizamos la importancia de esa particular lucha de Mehta: siete décadas después, la mitad de la población sufre violencia y discriminación por su condición de género. Y son las activistas o defensoras de derechos humanos las que se siguen llevando la peor parte: no solo son hostigadas por su lucha contra el racismo, la represión y las desigualdades,sino, además, por ser mujeres, un factor de riesgo que no sufren los hombres.

“Intentaron intimidarnos y no lo lograron. Sigo de pie”, explica Nonhle Mbuthuma, sudafricana que lidera la lucha de su comunidad contra una empresa minera que quiere extraer titanio en sus tierras ancestrales. Persecución, amenazas, yhasta un intento de homicidio le ha costado esta batalla, pero nada le para porque a pesar de todo sabe que es mucho lo que está en juego: unas 5.000 personas podrían ser desalojadas a la fuerza si se permite a la empresa iniciar operaciones mineras en el terreno.

Defender los derechos humanos en cualquier parte del mundo tiene doble riesgo si eresmujer. Determinadas violaciones de derechos humanos,como la agresión sexual o violación, los ataques a menores o la violencia dentro del ámbito doméstico se infligen de manera específica contra las mujeres. En países donde la desigualdad de género es más visible, las defensoras de derechos humanos también pueden ser sometidas aotras violaciones tales como las restricciones a la libertad de movimiento, o la negación de determinados derechos como la libertad de reunión o participación política.

Silenciar voces

Conocida por el sobrenombre que ella misma escogió, Madre Seta, MeNam es una bloggera en Vietnam que, por criticar la corrupción política fue condenada por las autoridades vietnamitas a una década de prisión. Tras pasar dos años encarcelada fue finalmente liberada con la condición de que saliera deVietnam para ir a Estados Unidos.

También las leyes y prácticas discriminatorias, que a menudohacen uso de ideas sexistas para restringir derechos de las mujeres, determinan la manera en que las mujeres pueden participar en su activismo. No solo de las mujeres, sino que otras personas, como el colectivo LGBTI, puede sufrireste tipo de violencia basada en el género o en la forma de que una persona tiene de percibirlo.

Amnesty International/Sergio Ortiz

Lo sabe bien Vitalina Koval, activista por los derechos LGBTI en Ucrania que ha sufrido violentas agresiones de grupos contrarios a los derechos humanos sólo por alzar la voz contra el odio y la discriminación. En una manifestación pacífica celebrada con motivo del Día Internacional de la Mujer, un grupo profirió insultos y le lanzó pintura roja que le causó quemaduras químicas en los ojos. Pero se niega a rendirse: “Me han agredido muchas veces, pero ya no tengo miedo porque creo que es el miedo lo que lleva al fracaso”.

Estas y otras historias ilustran por qué hablamos de género cuando queremos decir peligro, muerte, ataque, amenaza. De hecho, las técnicas de difamación eintimidación fueron generalmente más utilizadas contra las defensoras que contra sus homólogos masculinos y, a menudo, contienen una dimensión de género: el 23%de los llamados urgentes emitidos por Front Line Defenders en 2017 estuvieron relacionados con amenazas o intimidación a las defensoras por su trabajo, en comparación con el 10% de sus contrapartes masculinos. En algunos casos se trataba de amenazas de violencia sexual, como el caso de Siti Kasim, defensora de derechos humanos y abogada de Malasia, que recibió amenazas online de violación, muerte y agresión con ácido a raíz de unos comentarios que hizo endefensa de los derechos LGBTI.

En determinados contextos está claro que hay que ser muy valiente para protestar. La activista Antena Daemi se manifestó contra las leyes de pena de muerte del país en las redes sociales, así contra otras violaciones de derechos humanos cometidas por Irán, y fue encarcelada. Está cumpliendo una sentencia de siete años de prisión, después de ser recluida en régimen de aislamiento durante dosmeses. A pesar de eso, su sentencia más firme es otra: “Defenderé los derechos de mis hermanas hasta mi último aliento”, le dijo a Amnistía Internacional.

La campañaValiente de Amnistía Internacional tiene por objetivo detener la ola de ataques y acompañar a quienes alzan la voz contra las injusticias, también a todas esas mujeres que a menudo se enfrentan a mayores peligros quesus compañeros. Porque en el 70 aniversario de una declaración sin precedentes, que asentó las bases para que todas las personas sean libres e iguales, no podemos consentir que tengamos tantas historias que se parecen demasiado a las de Nonhle, Me Nam, Vitalina o Antena.

Please follow and like us:

5 Dic 2018

Voluntariado: puentes frente a muros

Samanta Fernández-Canillas, Médicos del Mundo e integrante del grupo de voluntariado de la Coordinadora

Cada día de este nuestro calendario occidental nos recuerda que existen 365 causas que como mínimo requieren de nuestra preocupación o interés. A diferencia de una gran parte de ellas, el día 5 de diciembre nos reconcilia con una conmemoración en la que reconocer y agradecer un gesto tan solidario como necesario, una actividad tan comprometida como silenciosa, un modo de vida tan generoso como reconfortante:el voluntariado.

Centrémonos, en este caso, en los miles de personas que de forma desinteresada aparcan por un tiempo su vida familiar, profesional y cotidiana, con el propósito de centrarse en las necesidades de otras personas que viven a miles de kilómetros de sus ciudades de residencia.

*Voluntaria de Médicos del Mundo en los campos Saharauis en Argelia.

El voluntariado internacional mueve al año a un numeroso grupo de personas cuyo objetivo final es el de apoyar conforme a diversos proyectos y acompañar en el plano más humano, a comunidades enteras que resisten a la vulneración constante de derechos, a la carencia de recursos básicos y a la invisibilidad a la que les sometemos desde este mal llamado primer mundo.

¿Son estas personas agentes de cambio?, ¿qué les motiva para emprender un viaje así, tanto el plano geográfico como ideológico? Seguramente cada una de ellas podría aportarnos un enfoque diverso, experiencias heterogéneas incluso opuestas… pero ¿existe un nexo común que englobe a todas estas personas? Las entidades que nos definimos como organizaciones de voluntariado podemos afirmar que ciertamente son muchos los ejes en los que convergen personas de orígenes, culturas e idiomas diferentes, y sin duda uno de ellos es la empatía surgida hacia el malestar y la transgresión ajenos.

Sea como sea, hoy es un día para la celebración de la conciencia en todos sus espacios de calado social, allí dónde miremos, de Burkina a Gaza, siempre nos devolverán historias de una ciudadanía implicada en el cambio, en la metamorfosis más compleja y completa que podamos imaginarnos, potenciando la energía humana como auténtico motor de transformación. El voluntariado construye puentes en un mundo que alza muros, porquelo que nos une como humanidad no sabe de fronteras o distancias.

Please follow and like us: