22 Mar 2018

Desde el 15M hasta Lavapies

La muerte de Mame Mbaye, el mantero de Madrid, ha sido motivo de polémica. Por la causa de la muerte y por la disputa política de quien dijo primero que. Lo único irrefutable es que ha muerto. La autopsia dice que de un infarto. Médicamente es prácticamente imposible demostrar que un infarto es debido a lo que ha sucedido minutos u horas antes de producirse. Y por lo tanto no podemos afirmar una asociación causa-efecto. Aunque sabemos que las situaciones de estrés son situaciones que estadísticamente preceden a los infartos.

No nos podemos imaginar lo que es vivir continuamente con el miedo de ser detenido, encerrado en un CIE y / o devuelto a tu país sin demasiados cumplidos después del periplo y de las incontables veces que se jugaron la vida para llegar hasta aquí. Descanse en paz Mame, sus ilusiones, sus sueños y sus esperanzas.

Pero este hecho, actúa de cortina de humo sobre un problema de fondo, para mí muy preocupante. El problema no es demostrar la “causa-efecto”, ni saber quién fue el primero en relacionar los dos hechos, ni conocer al detalle lo que sucedió, porque esto ya hemos visto que nos lo podrán terminar disfrazando y vendiendo como quieran.

El problema es que de un tiempo a esta parte hemos visto muchos episodios donde la policía practica una violencia absolutamente desproporcionada, gratuita y lo que es peor dirigida a ciudadanos inocentes y no-violentos. La policía en Murcia, en Cataluña, en Sol, en Lavapies, al 15M, etc. ha dejado de ser el servicio público que da seguridad y protege a los ciudadanos por ser una amenaza contra los ciudadanos y sus derechos. Y ese es el problema. Este es el verdadero y grave problema.

En el vídeo veréis una de las cargas de la policía que se encuentra en Arona Diakhate que está quieto sin ninguna actitud agresiva ni peligrosa y recibe una descarga de golpes (alguno claramente ilegal) hasta hacerle perder la conciencia sin que él haga ningún intento de repeler la agresión. Sinceramente impresiona.

No sé qué genera esta praxis. No sé si estos comportamientos son consecuencia de las órdenes de los superiores, de la sensación de impunidad, de la misma formación o de selección de personal que tienen los cuerpos de policías. O si lo es la “ley de seguridad ciudadana” (conocida como ley mordaza) por la que se protestaba este pasado fin de semana.

Sólo sé que no hay ciudadano de bien que pueda defender una actuación así. Tanto es así, que hemos visto varias veces que los gobiernos optan por negarlas (a pesar de que todo el mundo haya visto las imágenes), vestirlas de eufemismos o directamente invertir el sentido de la violencia, aunque no sea cierto ni haya ninguna imagen que lo acredite.

No podemos generalizar este comportamiento a toda la policía. Todos conocemos actuaciones muy positivas de la policía. Positivas e incluso ejemplares y heroicas a veces. Y eso es lo que me preocupa más. ¿Porque en estos cuerpos hay un silencio cómplice de la mayoría hacia estas actitudes y actuaciones que dañan la imagen de todo el cuerpo? ¿O por qué se silencian las quejas internas y quién lo hace? ¿Qué interés hay en que los ciudadanos sigamos perdiendo la confianza en los servicios públicos que pagamos entre todos?

No lo sé. Sólo sé que esto genera una pérdida de confianza en la ciudadanía y que actúa como una carcoma a los cim

ientos de la sociedad. El resultado es demoledor para la construcción de una sociedad equilibrada y justa. Para la convivencia diaria. Por la paz social.

Me gustaría mucho escuchar a los sindicatos policiales denunciando a los compañeros que están aprovechando su impunidad para hacer este mal. Mal contra los ciudadanos que lo único que hacen es quejarse o expresar ideas diferentes, y contra todo el resto de la ciudadanía, a los ojos de la cual, pierden toda su credibilidad y legitimidad.

Cuando la fuerza del corporativismo es superior a la de los valores, las instituciones están enfermas de un cáncer que acabará con ellas. Y de paso con la sociedad.

Por favor, miembros de la policía, generen los mecanismos y poner en marcha los procedimientos y la transparencia para que los ciudadanos no acabamos viéndoles como una amenaza, en lugar de como un servicio.

 

Francesc Mateu i HostaDirector d’Oxfam Intermón a Catalunya

Información relacionada aparecida en los medios:


21 Mar 2018

Mañana habrá corte de agua. Aviso de la comunidad.

“Qué incordio. Justo mañana que tengo tanto que hacer. Y justo a las horas que más agua uso. A llenar cubos, qué fastidio, de verdad. Se pierde más tiempo que yo qué sé… en fin”

Y eso que tenemos agua para llenar todos los cubos que queramos antes del corte. Y eso que nos pasa de ciento a viento. Y eso que al día siguiente ya tenemos nuestros siete u ocho puntos de agua potable disponibles de nuevo (¿alguna vez te has parado a contar cuántos puntos de agua tienes en tu casa?)

El próximo 22 de marzo es el Día Mundial del Agua y esta semana se nos clavaban los ojos en este titular: “Más de la mitad de las ciudades del mundo se quedarán sin agua en 30 años”. Tremendo. Según un estudio de la universidad alemana de Kassel, esta escasez de agua afectará a 500 millones de habitantes de grandes ciudades, sobre todo del sudeste asiático y de Norteamérica. En los últimos 60 años, hemos cuadriplicado nuestra demanda de agua al planeta debido a la creciente urbanización, al aumento de higiene, a nuestros sistemas de riego… Y parece ser que dentro de 30 años le pediremos aún un 80% más. A cambio le vamos a pagar con un estupendo calentamiento global. Toma trato.

Sin embargo, no hace falta irse tan lejos en el tiempo: hoy en Ciudad del Cabo, debido a la sequía que sufre África austral desde 2015, se están quedando sin agua y las autoridades municipales ya han limitado el consumo de agua a 50 litros por habitante al día. La ducha está limitada a 90 segundos (¿alguna vez te has parado a contar cuántos segundos (¡!) duran tus duchas?)

En medicusmundi sabemos que el agua es uno de los determinantes de la salud más cruciales: sin agua de calidad, animales, personas y cultivos mueren en pocas horas/días, y por eso, parte de nuestra tarea también está en intentar mejorar situaciones difíciles creadas por problemas con el agua.

Por ejemplo, en Nemba, Rwanda, donde desarrollamos uno de nuestros proyectos podemos encontrar, según la zona y la época del año:  

…sequía, con la consiguiente pérdida de cosechas y desnutrición.

…inundaciones que matan a personas y animales… destruyen viviendas, cosechas, infraestructuras como puentes, carreteras, canalizaciones y tomas de agua.

…agua contaminada y contaminante de alimentos que al ser ingerida provoca enfermedades como la diarrea, que cada año mata a 842.000 personas.

…agua lejana: en la zona de Nemba, las familias tienen que recorrer varios kilómetros diarios entre colinas para llegar a las pocas fuentes de agua potable.

… agua cara: en Rwanda, y en la zona Nemba, donde el nivel de pobreza es tan alto, además de cargar con el agua, hay que pagarla.

Las ONG, con el apoyo de la ciudadanía, contribuimos cada día a mejorar esta situación, por ejemplo, apoyando la construcción de cisternas para recoger agua de lluvia y dejando a punto tomas de agua en edificios públicos, como pueden ser los centros de salud. También fomentamos iniciativas que buscan la mejora de la higiene de las familias, evitando así enfermedades fácilmente prevenibles.

También actuamos cuando ocurre una catástrofe, como las inundaciones, rehabilitando infraestructuras básicas, como puentes y canalizaciones y ofreciendo nuestra ayuda a las familias afectadas, que además de sufrir los destrozos en su hogar, en sus tierras, ven peligrar su manera de ganarse la vida.

Y aquí encontrarás, por este Día Mundial del Aguia, iniciativas reales y concretas, caminos abiertos que hoy ya se están transitando hacia un uso responsable de este bien inmenso que nutre nuestra tierra.

http://worldwaterday.org/

Nerea Araujo Barón, medicusmundi Navarra-Aragón-Madrid


22 Feb 2018

Gracias por sumaros a la lucha contra la #DesigualdadObscena

En octubre de 2017 lanzamos una campaña de denuncia de la desigualdad obscena  para incidir en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Queremos que se tomen las medidas necesarias para evitar que las personas más vulnerables sigan sufriendo los efectos de una desigualdad creciente.

El pasado 31 de enero entregamos las firmas recogidas online y offline al Ministro Montoro. Un total de 15.000 firmas y la adhesión de las siguientes organizaciones: Acción Social Protestante, ATTAC España, Comisión Islámica de España, Comisiones Obreras, Confederación (de ámbito estatal) de Consumidores y Usuarios (CECU), Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), Confederación Intersindical, CONFER, Consejo de la Juventud de España, Coordinadora de ONGD-España, Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos-España , Federación de Asociaciones para Defensa de la Sanidad Pública, Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, Iglesia Evangélica Española, Inspiraction, Justicia y Paz Estatal, Justicia y Paz Madrid, Plataforma Banca Pública, Plataforma de Infancia, Plataforma por el 0,7, Unión General de Trabajadores (UGT),  Unión Sindical Obrera (USO), VOCES.

Con esto ponemos el broche final a esta campaña, pero desafortunadamente tenemos que seguir denunciando y actuando. Por ello te invitamos a que continúes apoyando esta causa. Aquí hay unas cuantas ideas de cómo puedes hacerlo: http://www.pobrezacero.org/que-puedes-hacer-tu/

Queremos agradecerte por tu esfuerzo en la difusión y en la participación, de forma directa o indirecta, en esta campaña. ¡Muchas gracias! ¡Sin ti, nada sería posible!

Por último, queremos aprovechar esta ocasión para dar especialmente las gracias a una serie de personas que desde el principio se han volcado con su ilusión y compromiso. ¡Gracias, Wei-Hui Cui, Lucía Hidalgo, Andrea Ipinze, Óscar Martínez, Clarilou, Gorka Otxoa, Iván Sánchez, Andrés R. Amayuelas, Juan Carlos Gil Ruperez, Aga Bonk, Curro Serrano, Maite Puertes, Helena Capera, Gema Filgueira, Fran Vega, Isabel Araqui, José Manzanares, Clara Maeztu, Irene Molero, Natalia Rodríguez, Valentín García, Irene Fuertes e Isabel López!

Continuaremos la conversación en redes sociales. Súmate y sigue el hashtag #desigualdadobscena.

 


23 Ene 2018

Contra el negacionismo…

“Ustedes y los científicos se han puesto hace poco tiempo de acuerdo, cuando mi padre, un Yachay (sabio) de 93 años dice: “por favor no exploten petróleo, respeten a la tierra, respeten a la naturaleza porque si no se va a convertir en espuma y este mundo no va a ser vivible”. Muchos se rieron y dijeron: ¿y estos con qué salieron?.  Ahora los científicos salen con que eso es casi real y dicen en su lenguaje que el cambio climático nos está afectando, que los gobiernos tienen que tomar una decisión fuerte, tienen que evitar la contaminación y nosotros hace mucho tiempo que lo decíamos. Lo hemos venido repitiendo y han hecho oídos sordos.”

(discurso íntegro en https://www.redes-ongd.org/index.php/informate/noticias/1023-paty-gualinga-en-dialogos-enlazate-por-la-justicia-quien-es-el-pobre-entonces-eres-tu-o-soy-yo)

Son palabras de la líder indígena kichwa Patricia Gualinga, Embajadora de la Madre Tierra, en un reciente encuentro en Madrid. Nos recordaba que en esta sociedad que profesamos el credo de la ciencia y la tecnología, ni a los pilares de nuestro, tan alabado progreso, damos crédito… Y es que somos capaces, como colectivo humano dizque desarrollado, de negarnos a nosotros mismos con tal de no cambiar ni un ápice nuestro estilo de vida y salir del modelo que está destruyendo la casa común y a sus habitantes. Y no nos equivoquemos, no es Donald Trump la única razón de todos los males presentes y futuros de la humanidad. Negar, negamos todos. A veces con cierto debate, otras sencillamente mirando para otro lado y en ocasiones echando tinta como el calamar para tratar de oscurecer lo que es evidente. Pero seguimos sin decidirnos a vivir de otra manera, porque algo ya hacemos; seguimos entregándonos desenfrenadamente a los grandes operadores de venta por internet o a las grandes superficies porque no nos da la vida; generamos 1 ó 2 (o más) bolsas diarias de basura, porque como ahora se separa, no pasa nada…; y continuamos viajando en avión porque los billetes están tirados de precio, cuando la mayoría de nuestros abuelos no salieron de España; o tal vez  seguimos esperando ganar más “porque yo lo valgo” o porque son las reglas del mercado, sin entender que no hay futuro sin austeridad y sin decrecer porque no da para todos (y no es que sobre gente, es que sobran cosas, expectativas y ambiciones)… Y así podríamos continuar fustigándonos con una lista interminable de comportamientos, hábitos y actitudes que son de facto negacionistas.

Conocemos perfectamente las consecuencias de todos nuestros actos y nuestros estilos de vida para el planeta y para las personas pero no las asumimos. Define el diccionario de la RAE asumir como “hacerse cargo, comprometerse, responsabilizarse, tomar algo para sí”. Recuerda al itinerario de transformación personal que marcaba el jesuita asesinado en el Salvador, Ignacio Ellacuría: “cargar, hacerse cargo, encargarse de la realidad”, ¡qué falta nos haces maestro!.

La campaña “Si cuidas el Planeta, combates la Pobreza” promovida por la iniciativa Enlázate por la Justicia (Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES) presenta para estos meses de enero y febrero, el noveno principio de su decálogo verde que lleva por título “Asumirás los consensos científicos”. En su encíclica Laudato Si, el Papa Francisco apela al «consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático» y que «numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a (…) la actividad humana» (LS 23).

Confieso que en el trabajo de preparación de los materiales de este principio pensé que no iba dirigido a mí, si no claramente a Trump, a los grandes decisores nacionales e internacionales, a nuestro querido ministro Nadal, o incluso algún representante eclesial… ¡Negacionistas! Sin embargo, esta noche, leyendo sobre la presencia de Patricia Gualinga en la COP23, he recordado esa referencia que nos hizo a la sabiduría de su padre y a cómo lo más evidente, no es, por conocido, lo más aceptado y ni sobre todo interiorizado. Y me he varado en ese “asumirás”… Porque hay muchas formas de negar pero también nuestras obras niegan.

Vaya desde la campaña una sencilla pero significativa invitación a que nuestras obras no nieguen lo que pensamos…

Jaime Palacio, Enlázate por la Justicia, Secretario Técnico de REDES


22 Ene 2018

Mama África

Artículo de Montse Santolino publicado originalmente en Directa.cat el 8 de enero de 2018.

Somos una especie en viaje. No Tenemos pertenencias, sino equipaje. Vamos con el polen en el viento. Estamos vivos porque estamos en movimiento lo mismo que con las canciones, los pájaros, los alfabetos. Si quieres que algo se Muera: DÉJALO quieto. Jorge Drexler, “Movimiento”

Dice el amigo Xavi Casanovas, un trompetista jesuítico muy atento a los signos de los tiempos, que la navidad es un significado vacío en disputa. Será por ello las broncas con las cabalgatas. Absurdas cuando la mayoría de niños y niñas no tienen ni idea de por qué huían los padres del Niño Jesús y creen que los Magos son un mix entre Unicef ??y el Corte Inglés. No es necesario ser creyente para saber que es más cristiano, y sensato, buscar “Baltasares” musulmanes que repintar de negro los caciques locales o incluir una carroza “de la diversidad social, racial y afectiva” en Vallecas, que escuchar los medios controlados por los obispos Allrigt.

Y por supuesto que el Niño Jesús fue un niño migrante, pobre y perseguido, como los que siguen rescatando de Open Arms. El día de Reyes primer naufragio del año. En las costas libias. Bote con 150 personas. 25 muertas, 80 rescatadas. Y nuestra Frontera Sur que vuelve a estar de moda: “cambio de flujos migratorios”. 21.468 personas lograron llegar a las costas españolas el año pasado, según la Organización Mundial de las Migraciones. 3.116 muertos en el Mediterráneo y 200 en el Estrecho. Y no son más porque desde hace diez años Helena Maleno, defensora de los derechos de los migrantes, avisa a Salvamento Marítimo cada vez que la llaman desde una patera. Este miércoles, 10 de enero, la juzgan por tráfico de personas. Neojustícia. Manifestaciones pacíficas como prueba para acusar de violencia. Llamadas de socorro como prueba para acusar de connivencia con mafias. La realidad comienza a parecerse peligrosamente a una serie distópica de Netflix.

En la Maleno, los y las migrantes le llaman Mama África. Su teléfono es el auténtico teléfono de la esperanza. Estás en medio de la nada. Con treinta, cuarenta personas. Noche cerrada. Olor a gasolina. El agua, congelada. El cuerpo encogido y dolorido de tan inmóvil. El corazón y la cabeza a mil. Consciente de cada segundo, de cada minuto. Y llamas a la Maleno y le das tus coordenadas y confías. Santa Maleno, ruega por nosotros. Sólo por cómo utiliza las redes sociales, vale la pena haberlas inventado. Si la encuentras en twitter, también te rescata de tanto ruido estéril. No puedes abandonar porque es como abandonarlos.

#Patera con 31 personas, entre ellas 6 mujeres a la deriva frente a las costas marroquí. En medio del temporal piden auxilio #FronteraSur. Llamadas desesperadas desde el Estrecho de dos #pateras a remos con 4 y 8 personas. Salvar sobre vidas no es delito #FronteraSur. El #DiaDeReyes nos regala 63 vidas rescatadas del temporal en Alborán y el Estrecho. No hay magia más grande que la de la vida #FronteraSur “.

“Maldito el que viole los derechos del extranjero”. No es de la Maleno sino del Antiguo Testamento (Dt 27,19). Y los que los violan, la quieren meter en prisión. En una cárcel marroquí. Porque ha denunciado las devoluciones en caliente que ahora ha declarado ilegales el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, las mentiras de Fernández Díaz en el Tarajal o, a finales de agosto, la muerte de seis mujeres en otra operativo de devolución en medio del mar. La Asociación Pro Guardia Civil ha pedido su cabeza. Zoido, tan católico, ya avisó en verano: “hay que concienciar a las ONG que están para ayudar no para favorecer la inmigración irregular”. La policía española investigarla y como que la Fiscalía de la Audiencia Nacional no ver ningún delito, lo traspasaron a los juzgados marroquíes. Ahora no sólo subcontratamos la gestión de fronteras sino el acoso a los activistas. Todo vía legal siempre. La más limpia.

El Alto representante de la UE estaba muy afectado en la reciente cumbre euroafricana. Que qué horror lo de los esclavos en Libia. No había leído el informe de la coordinadora europea de ONG que dice que el dinero de la cooperación internacional se están utilizando para frenar la inmigración y financiar todo tipo de abusos. Europa, como la Navidad, es otro significado vacío. O lo llenamos con nuestro significado, o lo recuperamos, o lo perdemos. La Europa con que soñamos son la Maleno y la gente de Iridia, Metromuster o la Directa cuando se empeñan en identificar los migrantes muertos y en encontrar e informar sus familias. Al reconocer sus derechos y su dolor, tan grandes y tan de primera como los nuestros. En no normalizar que “se nos mueran” los migrantes. En el mar, en los CIE o en los centros de menores. A seis años de la muerte de Idrissa Diallo en Zona Franca, ahora Mohamed Bouderbala en Archidona, y Soufian, un niño de 17 años mutilado (17 años y mutilado!) En Melilla. No es normal, no es humano, no es civilizado.

“Feliz 2018, año donde el derecho a la vida, latirá sin miedo” tuiteó Helena el 1 de enero. Y el vídeo de Drexler con los ojos y los pies del atleta Lorena Ramírez (miradlo). Este fin de semana, primero naufragio. Pero también primera entrada colectiva. 200 personas superaron la valla de Melilla. Boza! Muchas ganas de gritar Boza! cuando dejen en paz a la Maleno.

Estamos vivos porque estamos en movimiento.