10 Oct 2017

Si la Economía levantara la cabeza…

En nombre de la Economía se justifican programas de ajuste y recortes, se vulneran derechos básicos como la educación, la sanidad, los empleos dignos o la protección social.  Ay, si la Economía levantara la cabeza…

Los fundadores de la Economía fueron filósofos morales que aplicaron su análisis de la naturaleza humana a los problemas sociales. Estos postulados clásicos sobre la naturaleza humana formaron la base de lo que se llamó la Economía Política que, hace algo más de un siglo, se transformó en Teoría Económica, una ciencia social.

Paulatina y crecientemente, la Teoría Económica se especializó en el estudio de dichos problemas a través de modelos matemáticos, en un absurdo intento de “ascender” en la escala científica y convertirla en una ciencia exacta. Así la Economía se fue alejando cada vez más de esa idea originaria de garantizar la satisfacción adecuada de las necesidades humanas en base a los recursos disponibles.

La última fase del capitalismo, el capitalismo financiero y especulativo, ha  supuesto que lo que llamamos Economía esté todavía más alejado de lo que es la economía real. Se ha creado una economía ficticia, representada en activos financieros sin un reflejo físico detrás que, desgraciadamente, arrastra tras de sí efectos innegables sobre la realidad, las empresas creadoras de riqueza efectiva y de empleo, y efectos perversos sobre la ciudadanía. Las decisiones llamadas económicas son ahora mayoritariamente tomadas en despachos sin alma, (incluso directamente por ordenadores que siguen criterios meramente matemáticos), sin respeto alguno a valores morales.

Todo esto ha hecho que las desigualdades, lejos de disminuir, aumenten y ha supuesto que aquellos que han conseguido posicionarse en el lado ganador, gracias a su riqueza, hayan logrado también un mayor poder político. Así vemos como los grandes capitales con sus think tanks, lobbies, medios de comunicación… poco a poco van logrando que sus intereses se filtren en las agendas políticas, influyendo en los espacios donde se toman las decisiones, haciendo que estas se adapten a sus deseos y necesidades para seguir inamovibles en su situación privilegiada; logrando así que su forma de ver el mundo pase a ser también la nuestra y que aceptemos la vulneración de derechos básicos a nivel global como un “No hay alternativa”.

Si queremos revertir esta situación y luchar contra la desigualdad y lograr un desarrollo sostenible, como se pretende en los compromisos adquiridos por la mayoría de los países en el marco de la Agenda 2030, quizás sea necesario pararse a pensar y darnos cuenta de que la Economía no es un monstruo que va por libre, sino que fue creada y diseñada por y para seres humanos; como se dice en el video: “la economía es la forma en la que organizamos los recursos y el objetivo debería ser el bienestar de las personas y del  planeta. La economía puede funcionar de otras maneras, porque la economía también es política, y la política si no la haces, te la hacen”.

Así pues, hagamos economía, porque sólo así lograremos desbancar a los mercados y lograr que la sostenibilidad de la vida esté en el centro de la misma: #HazEconomía.

 

Por Freest Saralegui Harries y Eba Armendáriz Echániz, de Economistas sin Fronteras

Parte de este artículo fue extraído del artículo “El papel de los/as economistas en la sociedad“ escrito por Juan Gimeno Ullastres para el núm 12 de la revista “Economistas.”

 

Please follow and like us:

7 Sep 2016

Mayoría en desventaja #taxjustice

De niños preguntamos constantemente buscando respuestas sobre lo que no entendemos. Según vamos creciendo dejamos de cuestionarnos un sin fin de “por qués”, y necesitamos salir del entorno conocido para que surja de nuevo un poco de esa curiosidad de niño extraordinariamente preguntón e inquieto.

hombre-gigante-web-foto-postEn España ese gran cambio sobre lo conocido llegó con la crisis. A marchas forzadas, surgió la necesidad de empezar a plantear preguntas sobre temas que, hasta entonces, no habían despertado especial interés. Y  es que el contexto se ha complicado para la gran mayoría.

A pesar del boom mediático del emprendimiento y la innovación, la situación es más que compleja para quien quiera emprender un pequeño negocio como autónomo. También se ha complicado mucho para el sector artístico y cultural, o para la cooperación internacional (recortes del 70% en la partida de ayuda internacional en 2012). Tres paradigmas representativos de un largo listado de ámbitos profesionales que afrontan importantes recortes para superar la crisis. Las buenas oportunidades de empleo parece que pasen a ser oferta casi exclusivas de las grandes empresas del sector privado, o de un limitado numero de plazas del estado.

Preguntémonos por qué

El informe de Oxfam Intermón “Beneficios para quién” analiza en profundidad el papel de las leyes y paraísos fiscales en esta creciente desigualdad. Este documento nos ofrece datos como que “el 86% del total recaudado en 2015 recae sobre las aportaciones de las familias (a través del IRPF y el IVA), mientras las grandes empresas apenas aportan el 4% del total”, o que la economía de los paraísos fiscales crece al doble de velocidad que la economía productiva mundial. Ambas, pistas importantes para darnos cuenta de que hay algún desequilibrio en el sistema fiscal, que deja en desventaja a la mayor parte de la población en favor de la minoría más rica.

Los medios de comunicación, durante el periodo de crisis, nos han dado otras señales sobre lo mismo con titulares como el siguiente: “El patrimonio de las grandes fortunas españolas crece”. Y a pie de calle, la pobreza y desigualdad es lo que aumenta.

¿Cómo no reaccionar ante esto?

Sin embargo, es más común escuchar quejas sobre los inmigrantes, ahora sobre los refugiados. Se escucha decir que no hay recursos para todos, o que nos quitan el trabajo. Y me pregunto, ¿por qué renegamos ante prestar servicios básicos a personas que llegan a nuestro país escapando de terribles circunstancias, como guerras a las que además los paraísos fiscales benefician; y no ponemos el grito en el cielo ante que aquellos que más tienen, puedan seguir ganando más de forma desequilibrada? El desvío de fondos a paraísos fiscales priva a la sociedad de, por ejemplo, más y mejores servicios sociales y sanitarios.

¿Qué nos lleva a excusar estos comportamientos?

Seamos un poco más como los niños. Aunque nuestra inquietud resulte molesta, preguntémonos más “por qué” y “para qué”. Quizás de este modo podamos contribuir a que la agitación que genera la crisis, impulse cambios estructurales positivos.

El próximo 20 de septiembre se inaugura una exposición de arte urbano en espacio CentroCentro Cibeles en la que participo con otros cuatro artistas.  La exposición está organizada por Oxfam Intermón y gira en torno al tema del escaqueo fiscal. Te animo a visitarla http://bit.ly/2bHjxoM

#taxjustice

María Peña Coto – Artista.

Please follow and like us:

3 Oct 2014

Derechos humanos y fiscalidad: un binomio necesario #EstoSiEsRiqueza

En España, la pobreza y la exclusión social se han disparado estos últimos cuatro años. Aun así se sigue sin abordar políticamente la injusticia que supone que una parte de las fortunas particulares y los beneficios de las grandes empresas engorden sus cuentas en paraísos fiscales, y que otra parte se agrupen en formas jurídicas que les eximen de sus obligaciones fiscales (las SICAV). La vulneración de los derechos económicos, sociales y culturales está relacionada con la no redistribución de la riqueza o, en otras palabras, con los bajos niveles de presión fiscal y las estructuras impositivas sustentadas básicamente en impuestos indirectos (como el IVA o los impuestos especiales).

La crisis económica y de sistema ha puesto de relieve las muchas contradicciones entre las obligaciones contraídas a nivel internacional y su traducción en las políticas concretas de defensa y promoción de los derechos humanos. Los presupuestos de las administraciones han reducido de manera alarmante en los últimos años todas las partidas relacionadas con los derechos humanos: sanidad, educación, cooperación internacional… y tampoco han respetado los principios de equidad y progresividad con los que debería regirse el sistema fiscal, que constituye la base del artículo 31.1 de la Constitución española.

La Oficina del Alto Comisionado para los derechos humanos, advertía en 2013, en un consulta a los gobiernos que conforman Naciones Unidas para evaluar el régimen fiscal de los Estados, que «la política fiscal es relevante en la consideración de las cuestiones de derechos humanos y la extrema pobreza. Los bajos niveles de ingresos fiscales nacionales, en particular, podrían ser un obstáculo importante para el cumplimiento de la obligación del estado de garantizar el desarrollo progresivo de los derechos económicos, sociales y culturales». No es sólo el sentido común que nos dice que una fiscalidad justa nos enriquece y favorece al conjunto de la población, es Naciones Unidas, organización de la que se dotaron los propios estados para mantener la paz y la seguridad internacionales y garantizar los derechos humanos, quien nos lo recuerda.

La demanda de promover la movilización de recursos vinculada a los derechos humanos es antigua. Ya en 1966 el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales recogía: «Cada uno de los estados Partes en el presente Pacto se compromete a adoptar medidas, tanto por separado como mediante la asistencia y la cooperación internacionales, especialmente económicas y técnicas, hasta el máximo de recursos de que disponga, para lograr progresivamente, por todos los medios apropiados, inclusive en particular la adopción de medidas legislativas, la plena efectividad de los derechos aquí reconocidos».

En los últimos años, la ciudadanía, mediante mareas y plataformas varias, ha denunciado la gestión de la crisis, el aumento de las desigualdades y la supeditación de los derechos a los intereses de los mercados. Pero también ha elaborado propuestas para aumentar el gasto público, obteniendo los recursos necesarios a partir de los impuestos con criterios de justicia, igualdad y progresividad.

Es ahora que el Congreso discute los presupuestos, cuando la presión ciudadana es más necesaria que nunca para exigir una fiscalidad justa, con un sistema tributario y un gasto público que redistribuyan la riqueza y combatan las desigualdades, bajo los principios de transparencia y participación social. Es responsabilidad de las organizaciones sociales garantizar el control ciudadano permanente y constante, para asegurar una redistribución real, mediante reformas fiscales reales, que no eluda las responsabilidades de los estados en la promoción de los derechos humanos

Eulàlia Reguant i Cura, Lafede.cat – Organitzacions per a la justícia global

Please follow and like us:

18 Feb 2014

Por una reforma fiscal justa #RecortaelFraude

Respuesta de la Alianza Española contra la Pobreza al Sr. Manuel Lagares, Presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria.

La Alianza Española Contra la Pobreza, que reúne a más de 1.000 organizaciones sociales, sindicales, religiosas, de consumidores, ecologistas, coaliciones y ONG en la lucha contra las causas de la pobreza y desigualdad globales, se dirigió el pasado mes de diciembre a la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria, para solicitar una reunión con su presidente y presentar las preocupaciones y propuestas en torno a la Reforma Fiscal exigida por Bruselas para 2014.

La Secretaría de dicha Comisión señaló en su respuesta que ésta no lleva a cabo reuniones presenciales, sino que prefiere recibir sus opiniones por escrito, razón por la que nuevamente nos dirigimos a usted, así como al resto de miembros de la Comisión, con nuestra exposición de propuestas.

La Comisión de Expertos ha asumido una gran responsabilidad, ya que de sus propuestas debe salir una gran reforma que afectará a todas las personas dentro y fuera de este país, especialmente a las más vulnerables. Es una responsabilidad también personal de cada uno de sus miembros, ya que sus aportaciones han de ser coherentes con el Arto. 31.1 de la Constitución Española “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica…” y  que permita vivir con dignidad a las personas que hoy viven en situación de pobreza y exclusión.

El sistema fiscal tiene un gran impacto en la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Es, por tanto, imprescindible conseguir un aumento de la recaudación, reducir el déficit y asegurar que existan mecanismos suficientes que garanticen una redistribución con justicia y equidad. Es profundamente indignante que exista un fraude fiscal calculado en torno a los 90 mil millones de euros en España y mientras tanto se recorte en derechos económicos, sociales y culturales.

Queremos denunciar la falta de equidad del sistema tributario español donde las rentas del trabajo por cuenta ajena soportan la mayor parte del sistema, mientras que las grandes fortunas, empresas y transnacionales contribuyen de forma poco proporcionada y eludiendo, en buena medida, su obligación de tributar por medio de figuras tributarias específicas, deducciones y otros mecanismos de ingeniería fiscal.

POR UNA REFORMA FISCAL JUSTA – propuestas de la Alianza Española contra la Pobreza (PDF)

Please follow and like us:

3 Dic 2013

#ITFya reclama la inclusión del #ITF en la Reforma Fiscal

La Plataforma ITFYA y por la desaparición de los paraísos fiscales, ha enviado una carta a D. Manuel Lagares, presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma Tributaria.

El objeto de esta carta es «mostrarle nuestra petición de que se incluya en su Informe la conveniencia de que se implante en nuestro país el Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF) y que se eliminen aquellas posibilidades de alimentar paraísos fiscales, o la elusión fiscal, en algún caso propiciadas por la propia legislación nacional y sus figuras tributarias«.

La Plataforma informa al Sr. Lagares que » En esos estudios comentados, se calcula que serían 5.000 millones de euros anuales en España la recaudación de ese impuesto con unas bases imponibles amplias y unos tipos muy pequeños». Además, señala que ya hay dos países europeos que tienen implantado el ITF obteniendo recursos para sus Presupuestos, Francia e Italia. 

Descargar la carta aquí.

Please follow and like us: