18 Dic 2018

Cooperación y solidaridad: dos claves para entender la evolución humana

Rodrigo Alonso Alcalde, Responsable de Didáctica del Museo de la Evolución Humana, Junta de Castilla y León, Profesor Asociado del Área de Prehistoria de la Universidad de Burgos – @museoevolucion

Tras la publicación de Charles Darwin, en 1859, del Origen de las Especies por medio de la Selección Natural, comenzó a generalizarse la idea de que el proceso evolutivo había estado protagonizado por la supervivencia de los mejor adaptados. Esta premisa alcanzó su máximo exponente a finales del siglo XIX con Herbert Spencer y sus planteamientos del darwinismo social. Este modelo explicativo se basó en aplicar el mecanismo de la selección natural darwiniano al estudio de las sociedades humanas. Según esto, el devenir histórico de los países, las etnias o las clases sociales se habían (había) articulado en una competición en las cual los mejor adaptados ocupaban y debían ocupar los lugares privilegiados. Este tipo de formulaciones trascendió de forma casi inmediata al campo de la política y sirvió para justificar, desde un falso empirismo científico, las políticas imperialistas y raciales de finales del siglo XIX y buena parte de la primera mitad del siglo XX.


Reproducción de Homo Georgicus, realizada por E. Daynès, Museo de la Evolución Humana, Junta de Castilla y León.

Hoy en día sabemos que esto no fue así y que en nuestra evolución, junto al mecanismo de la selección natural, hubo otros factores como la cooperación y la solidaridad que fueron claves para el desarrollo de nuestro género, el género Homo desde hace 2,5 millones de años. Sin embargo estos factores no son características exclusivamente humanas. En el reino animal podemos encontrar ejemplos de solidaridad en chimpancés, orangutanes, delfines o incluso en los pingüinos. Mientras que acciones cooperativas es fácil rastrearlas tanto en otros mamíferos, aves, reptiles y peces. Lo que nos diferencia del resto de animales es que nosotros a lo largo del proceso evolutivo hemos desarrollado la cooperación y la solidaridad como elemento clave para potenciar la cohesión del grupo y conseguir ocupar todos los ecosistemas del planeta por muy adversos que estos sean, desde el  Ártico hasta el Himalaya pasando por la Amazonia o el desierto del Sáhara.

Pero, antes de continuar, conviene definir el significado básico de estos dos conceptos claves en nuestra historia evolutiva. Según el Diccionario de la Real Academia Española, la cooperación es “obrar juntamente con otro u otros para la consecución de un fin común”. Mientras que la solidaridad es la “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”. En el caso que nos ocupa la principal diferencia entre ambos conceptos podemos encontrarla en que mientras la cooperación se realiza entre individuos iguales, la solidaridad se da entre desiguales. Es decir, él o los individuos que muestran su solidaridad hacia otros individuos están por encima en alguno de los planos biológicos o sociales. El plano biológico podríamos limitarlo a aquellos individuos que poseen una salud óptima. Mientras que en el plano social es más complejo y lo reservaríamos para aquellos individuos que por diversas circunstancias están mejor considerados dentro del grupo, por cuestiones como la edad o la organización social (líderes). Estos individuos socialmente mejor considerados mostraron su solidaridad al adherirse circunstancialmente a la causa de otros individuos que están por debajo de ellos, sin esperar nada a cambio.

El trabajo cooperativo permitió que nuestros antepasados sobrevivieran

Si extrapolamos estos conceptos teóricos al estudio de nuestros antepasados tenemos que en las actuales Kenia, Tanzania y Etiopía, encontramos numerosos yacimientos datados entre 2.5 y 1,8 millones de años que tienen, además de los primeros fósiles de nuestro género (Homo habilis y Homo rudolfensis), restos de las primeras herramientas de piedra y fragmentos de grandes herbívoros con marcas de corte. Estas marcas evidencian el consumo de estos animales por parte de estos homininos. El despiece e ingesta de estos elefantes, rinocerontes e hipopótamos cabe considerarlos como los primeros consumos comunitarios realizados por nuestros antepasados. Este reparto del alimento puede entenderse como el desarrollo de una acción conjunta para la consecución de un fin común: la alimentación del grupo, por lo que estaríamos ante la primera evidencia de cooperación en la historia de la humanidad. El trabajo cooperativo permitió que nuestros antepasados sobrevivieran en la sabana compitiendo por los recursos cárnicos con tigres, panteras y leones.

Por lo que se refiere a la solidaridad, nos encontramos que en el año 2003 en el yacimiento caucásico de Dmanisi (Georgia) apareció una mandíbula humana con una antigüedad de 1,8 millones de años. Este fósil perteneciente a la especie Homo georgicus presenta una ausencia total de dientes y de los alvéolos que alojaban sus raíces. En otras palabras, al “viejo de Dmanisi” se le habían caído sus dientes y el hueso circundante a los alvéolos invadió los vacíos dejados al desaparecer las raíces de los mismos. Ahora bien ¿cómo un individuo sin dientes pudo alcanzar los 40 años de edad hace 1,8 millones de años? Evidentemente sin una ayuda por parte del grupo este individuo no hubiera alcanzado esa edad. Muy probablemente, sus compañeros se tuvieron que dedicar a masticarle los vegetales y trozos de carne cruda para que luego él los pudiera digerir. Estos cuidados representan la primera prueba de solidaridad documentada en la historia de la humanidad. Desde entonces son cada vez más las evidencias que tenemos de este tipo de comportamiento en el registro fósil que demuestran que el desarrollo de la solidaridad ha sido una característica esencial en nuestro propio proceso evolutivo.

Please follow and like us:

8 Mar 2012

#8demarzo – cuestión de derechos

Compartimos con vosotr@s esta entrada en la página de Solidaridad Internacional pues creemos que es pertinente. Nos queda mucho por hacer. En el trabajo, en nuestra vida cotidiana, en nuestras reivindicaciones, el género es cuestión de derechos humanos.

Entrada original esn: http://solidaridad.org/Que_son_los_derechos_sexuales_y_reproductivos_.htm

¿Qué son los derechos sexuales y reproductivos?

No es cuestión de ideología, sino de vida o muerte

¿Qué son los derechos sexuales y reproductivos?
Los derechos sexuales y reproductivos son parte integral de los derechos humanos y garantizar su disfrute es indispensable para alcanzar el bienestar físico, mental y social. Por ello es necesario que se respete el derecho de las personas a decidir de forma libre y responsable sobre las cuestiones relacionadas con su propio cuerpo.

¿Qué implica ejercer libremente los derechos sexuales y reproductivos? 

•    Garantizar el acceso a información y servicios públicos de salud sexual y reproductiva gratuitos, integrales y de calidad.
•    Garantizar el derecho a decidir cuándo cómo y con quién queremos mantener relaciones sexuales.
•    Asegurar el aborto seguro, sin discriminación y sin riesgo para la salud.
•    Garantizar el derecho a decidir si se quieren tener hijos y el número de hijos e hijas, , el espaciamiento de los nacimientos y el intervalo entre éstos.
•    Erradicar la violencia de género y la violencia sexual contra las mujeres.
•    Eliminar las prácticas tradicionales dañinas, como son la mutilación genital femenina, las esterilizaciones y los abortos forzados.
•    Acceder al matrimonio en condiciones de mutuo acuerdo,  eliminación del matrimonio forzado y el matrimonio a edades tempranas.
•    Despenalizar las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y garantizar el derecho a la no  discriminación por orientación sexual.
•    Buscar, recibir y suministrar información sobre la sexualidad y reproducción, incluyendo información sobre métodos anticonceptivos.
•    Garantizar la educación sexual.
•    Reducir la propagación y los efectos del VIH-SIDA.
•    Garantizar el acceso a anticonceptivos.
•    Participar activamente en la defensa y promoción de los derechos sexuales y los derechos reproductivos.
•    Garantizar el derecho a llevar una vida sexual satisfactoria, segura y placentera.
•    Garantizar la igualdad entre mujeres y hombres.

Algunos datos

  •  Las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto constituyen la mayor causa de muerte para mujeres entre 15 y 19 años en países en vías de desarrollo. 1
  •  Una mujer muere cada 8 minutos en algún país en vías de desarrollo debido a complicaciones de un aborto inseguro y  las complicaciones resultantes de dichos abortos representan en torno al 13% de la mortalidad derivada de la maternidad en el mundo, de acuerdo con el UNFPA. 2
  •  La infección por el virus del sida es la principal causa de mortalidad y de enfermedad entre las mujeres en edad fértil (entre 15 y 49 años) de todo el mundo según ONUSIDA. 3
  •  Cada 15 segundos una mujer es agredida y cada 9 minutos es víctima de violencia sexual, según datos de ONU Mujeres. 4
  • Cada año son mutiladas genitalmente 3 millones de jóvenes y niñas, según datos de la OMS. 5
  • Más de 60 millones de mujeres de 20 a 24 años se han casado en todo el mundo antes de cumplir los 18 años, según UNICEF. 6
  • Según datos de la ONU (Oficina de Derechos Humanos) en al menos 53 países no es ilegal la violación dentro del matrimonio. 7
  • 76 países consideran la homosexualidad como un delito como por ejemplo Senegal o Gambia y en países como Arabia Saudí e Irán está penado con la muerte. 8
  • Las últimas estadísticas de la ONU indican que los ataques y crímenes de odio basados en la homofobia están aumentando “en muchas partes del mundo, desde Nueva York a Brasil, desde Honduras a Sudáfrica”. 9

1.    http://www.unfpa.org/about/report/2008/en/exec.html

2.    http://www.genderaction.org/publications/IFI-Watcher_Toolkit.pdf

3.    http://www.onu.org.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=212&Itemid=1

4.    http://www.unifem.org/gender_issues/violence_against_women/facts_figures.php

5.    http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs241/es/index.html

6.    http://www.unicef.org/spanish/publications/files/Achieving_the_MDGs_with_Equity-Pamphlet_SP_092010.pdf

7.    http://www.un.org/spanish/women/endviolence/factsheet_1.shtml

8.    http://ilga.org/ilga/en/article/1161

9.    http://www.un.org/spanish/News/fullstorynews.asp?newsID=20450&criteria1=homosexuales&criteria2=homofobia

 

Please follow and like us:

31 Ago 2011

31 de agosto – Día Internacional de la Solidaridad

(tomado de: http://www.solidaridad.org/Dia_Internacional_de_la_Solidaridad_4c7cb96b824c9.htm)

Debemos recuperar los valores que construyen un mundo más justo y sostenible

Solidaridad es el sentimiento de unidad basado en metas comunes. Desde la ONG Solidaridad Internacional queremos aprovechar este Día Internacional de la Solidaridad para reivindicar el significado de esta palabra.

La solidaridad también se refiere a los lazos sociales que unen a los miembros de una sociedad entre sí. Las redes sociales se basan en este principio, y ayudan a sus miembros a sostenerse y salir adelante en situaciones difíciles.

Nos gustaría que, en estos tiempos de crisis, volviéramos a incorporar la solidaridad a nuestra forma de vivir el día a día. El individualismo, el egoísmo, la competencia por los recursos, nos han llevado a la situación tan difícil y tan insostenible en la que estamos. Recuperar este valor nos puede ayudar a salir de ella, a cambiar las cosas.

La Solidaridad Internacional se basa en la cooperación para apoyar a los países que buscan su propia forma de desarrollo. La meta, el interés común que impulsa a cooperar es la construcción de un mundo más justo, más equitativo… más solidario. Ese es el horizonte que compartimos, por el que trabajamos y cooperamos los distintos pueblos del mundo.

Tenemos que ser solidarios también con las siguientes generaciones, y pensar en hacer más sostenible el mundo en el que vivimos, porque es el que les vamos a dejar.

En el caso de nuestra ONG, la Solidaridad Internacional, que es como nos llamamos, se traduce en la posibilidad de que las personas participen en proyectos de cooperación y en campañas que buscan la movilización para el cambio social. Pero cada uno de nosotros podemos aplicar el mismo principio, la solidaridad, con nuestros vecinos, con los amigos, con los desconocidos, en los pequeños gestos del día a día.

Sólo así conseguiremos que las cosas cambien y que el mundo se convierta en un lugar mejor para vivir.

 

Please follow and like us: