Una estrategia de acción humanitaria para que todo cambie

 

Un antes y un después. La nueva Estrategia de acción humanitaria, publicada recientemente por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo marcará el camino en los próximos siete años, tanto para la propia Agencia, como para la Oficina de Acción Humanitaria y para las ONG.

Vivimos tiempos de claroscuros, de politización de instrumentalización de la ayuda humanitaria. Tiempos en los que la asistencia se confunde con asistencialismo, las reglas humanitarias son ignoradas en los conflictos y el acceso a las poblaciones afectadas queda supeditado a la voluntad de contendientes, la mayoría de ellos irregulares. En este contexto, era sumamente necesario contar con una estrategia que estableciera las líneas esenciales de la acción humanitaria. La aprobación de este documento constata el interés de España por asumir su responsabilidad en internacional en materia humanitaria.

Dar respuesta a necesidades tan complejas como las que afrontamos actualmente exige contar con protocolos, procedimientos comunes, líneas de actuación compartidas y garantizar que llegamos al mayor número de personas. Si queremos mejorar la eficacia, la eficiencia, la pertinencia, el impacto, debemos contar con una hoja de ruta que establezca un horizonte bastante claro. Y ese camino exige de la participación de quienes van a recorrerlo. La construcción de esta estrategia ha contado con la participación de los diferentes actores implicados. La implicación de las ONG de la Coordinadora ha sido notablemente activa y eso ha garantizado que se tengan en cuenta propuestas determinantes para establecer una acción humanitaria a la altura de los retos actuales. La estrategia no es perfecta, ninguna lo es, pero cuenta con cimientos colectivos que permitirán afianzar una propuesta que está viva.

 

Compromiso colectivo en la misma dirección

La estrategia es un documento vivo, abierto a cambios y a contextualizaciones imprevistas que puedan producirse por emergencias súbitas. Debe ser una propuesta adecuada, realista y coherente que recupere el papel de la Cooperación Española frente a las crisis olvidadas y cronificadas. Décadas de trabajo en contextos humanitarios no pueden caer en saco roto, todo lo contrario: deben fortalecerse a través de articulaciones de los distintos actores implicados. Por eso es importante garantizar su flexibilidad de modo que se realicen modificaciones como por ejemplo incidir más en la contextualización y el análisis detallado de las crisis y conflictos o la inclusión no solo del “Do not harm” sino también del “Do More Good”.

Quienes llevamos décadas trabajando en esta área, quienes hemos construido esta estrategia hemos adquirido un nuevo compromiso y, a la vez, una certeza: hemos de trabajar de manera coordinada en la misma dirección. Especialmente si queremos llegar al año 2030 –fecha emblemática para la cooperación internacional- con plenas garantías de éxito y un auténtico cambio humanitario. Tenemos múltiples herramientas, acuerdos internacionales, protocolos, metas, estrategias. Ahora solo queda articularnos y ponernos manos a la obra.

Todo marco de este tipo tiene dos caras: la estrategia y la táctica; la una no es nada sin la otro. Las acciones que se lleven a cabo deberán enmarcarse en las tres líneas de acción propuestas: promoción de los principios humanitarios y del derecho internacional, incluyendo marcos jurídicos que garanticen los derechos de las personas afectadas por conflictos y desastres naturales; la mejora de la respuesta integral de la ayuda humanitaria española; y la adecuación d elos medios e instrumentos a las nuevas tendencias y compromisos adquiridos.

Son momentos de cambio. Nueva directora de la AECID –Aina Calvo-; nueva directora de la Oficina de Acción Humanitaria –Cristina Gutiérrez-; nuevo Plan Director de la Cooperación Española; y nueva Estrategia de Acción Humanitaria. Debemos aprovechar el momento al máximo. Esta estrategia es un auténtico manifiesto de intenciones cuya meta es hacer justicia allí donde se necesita. No hagamos nuestra aquella máxima de “Algo debe cambiar para que todo siga igual”. Que esta estrategia sea el esperado momento, la gran oportunidad de la Cooperación Española y haga cambiar algo para que todo cambie.

 

*Escrito por el Grupo de Acción Humanitaria de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo

Please follow and like us:

Deja una respuesta