Villaverde Activa: distrito, barrio, escuela y ciudadanía

El inicio del trabajo de Asamblea de Cooperación por la Paz en centros educativos se remonta a 1992. Durante estos 25 años, desde nuestro compromiso de defensa de la educación pública, hemos impulsado decenas de procesos educativos con el objetivo de contribuir a alejar el peligro de la guerra, poner fin al expolio de las zonas empobrecidas del planeta, generar una mayor igualdad y favorecer la convivencia de niñas y niños, mujeres y hombres.

Hemos trabajado, en definitiva, para tratar de construir Escuelas sin racismo, escuelas para la paz y el desarrollo.

Desde el inicio hemos sido muy conscientes de que este objetivo es imposible de alcanzar sin la participación de toda la comunidad educativa, y muy especialmente del profesorado, del que destacamos su rol de agente fundamental de promoción de la convivencia intercultural. Para facilitar esta labor ofrecemos a profesores y profesoras formación, materiales y propuestas didácticas dirigidas a fortalecer en las comunidades educativas procesos de construcción de una Ciudadanía Global comprometida con los Derechos Humanos, la Paz, la solidaridad y la igualdad.

Como no podía ser de otra manera, nuestro trabajo en el ámbito educativo ha ido ajustándose a los cambios en la realidad social del Estado Español. Así, en los últimos años, y fruto del actual contexto de crisis social y económica que vivimos, se han visto reforzadas situaciones de desventaja educativa en numerosas localidades debido a circunstancias de carácter personal o sociocultural asociadas, en muchas ocasiones, al lugar de residencia. Ha sido por ello necesario adaptar nuestro trabajo en las escuelas al espacio en el que se insertan, e incorporar una visión de la educación como responsabilidad colectiva, desarrollada a lo largo de toda la vida y con una fuerte influencia del contexto territorial y social en el que se vive.

En la práctica esto se ha visto traducido en proyectos que intentan integrar la escuela en su entorno -el barrio, el distrito o la localidad- y favorecer la interacción de la sociedad en la escuela y de la escuela en la sociedad. En este sentido, hemos trabajado para que las escuelas puedan ser espacios abiertos a la comunidad donde la participación de las familias y la colaboración con los agentes sociales existentes en los barrios sea una realidad, llegando incluso a que parte de las actividades realizadas en los centros educativos sean dinamizadas desde el tejido social presente en el entorno de los centros educativos.

De este contexto y esta experiencia nace el proyecto Villaverde Activa. Villaverde es un distrito de la ciudad de Madrid cuyos indicadores socioeconómicos muestran situaciones comunes con otras zonas periféricas de las principales ciudades del Estado Español. Sin embargo, para el equipo de personas que trabajamos en el proyecto esto no es la característica más relevante del distrito. Sí lo es la participación de una parte considerable de sus vecinos y vecinas en diferentes estructuras sociales desde las que tratan de buscar soluciones a las diferentes problemáticas existentes. Lo más importante de Villaverde es, como decía mi compañera Rebeca hace algún tiempo, su dinamismo y compromiso.

En este sentido, el proyecto no sería posible todas las personas del Distrito que se mueven para mejorar la convivencia y el desarrollo de su barrio y luchan por la no discriminación y el reconocimiento de la igualdad del distrito por parte de las instituciones. Ellos y ellas contribuyen al efecto multiplicador de #VillaverdeActiva, llevándolo más allá de los centros educativos. Es decir, favorecen la interrelación entre escuela y barrio.

Villaverde Activa es un proyecto, por tanto, en el que ONGD, vecinos y vecinas, centros educativos, profesorado y alumnado, AMPAs y otros agentes sociales, políticos y económicos que forman parte e intervienen en este distrito contribuyen a construir una ciudadanía activa frente a las cada vez más habituales conductas de protección de “lo de cada uno” y de distanciamiento de la perspectiva de las interrelaciones del mundo global en el que vivimos.

Una muestra de que las alianzas entre entidades que trabajan en diferentes ámbitos puede (quizá debe) ser el camino para alcanzar un mundo que se asiente sobre los pilares de la dignidad, la justicia y la igualdad.

Mercedes Morillo, Delegada de ACPP en Madrid

Please follow and like us:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.