Contra la desigualdad obscena: una economía al servicio de las personas y del planeta

En las últimas décadas se ha dado una intensificación del proceso de globalización neoliberal. Las interacciones tanto económicas, sociales, medio-ambientales, como culturales han aumentado en número y en velocidad, y esto ha supuesto que la dependencia entre países haya crecido, haciendo que las fronteras entre los mismos se vuelvan más difusas: lo que ocurre en un país tiene consecuencias en otros territorios y al revés, lo que sucede más allá de sus fronteras también les afecta. Podemos pensar por ejemplo en el recorrido geográfico de la última crisis financiera o el cambio climático.

A su vez, vemos cómo el mantra de esta globalizalización es «crecer para desarrollarse», dando por hecho que el crecimiento económico generará desarrollo y que el aumento de la riqueza se irá filtrando en beneficio de todas la personas. Pero la evidencia demuestra lo contrario.

Los ricos son cada vez más ricos

El neoliberalismo y sus políticas de desregulación y liberalización económica, han contribuido a la expansión de las grandes corporaciones y élites económicas que cada vez tienen más poder y contribuyen a que la desigualdad se incremente a niveles obscenos. Así, los ricos son cada vez más ricos. Tan sólo 8 hombres concentran tanta riqueza como la mitad más pobre de la humanidad y el 10% más rico de la población se queda hasta con el 40% del ingreso mundial total. A su vez, el 10% más pobre obtiene sólo entre el 2 y el 7% del ingreso total.

La reducción de la desigualdad exige un cambio transformador, y esto sólo será factible a través de la transformación del modelo económico actual. Así pues, se hace imprescindible un modelo económico que ponga a las personas y al planeta en el centro y que garantice la redistribución de la riqueza a través de una política fiscal internacional justa, la lucha contra los paraísos fiscales y creando  organismos y mecanismos de control para la gobernanza global.

Es precisamente en este cambio de modelo donde la economía social y solidaria (ESS) puede jugar un papel relevante. Más allá de que la ESS haga referencia a organizaciones y empresas con objetivos sociales y medioambientales explícitos, su importancia radica en que constituye un enfoque transformador del desarrollo que implica patrones de producción, consumo, distribución de los ingresos y los excedentes, y relaciones sociales y laborales diferentes, que da a las personas, sus necesidades, capacidades y trabajo un valor por encima del capital y de su acumulación, y propone un modelo socioeconómico más redistributivo y equitativo.

Economía Social y Solidaria como alternativa

La ESS como movimiento social se construye sobre la relación entre lo local y lo global y su principal reto es tratar de que diferentes experiencias logren contribuir a la transformación social. Así, la ESS, junto con las aportaciones de otros movimientos sociales y económicos críticos, busca construir un modelo social, económico y político alternativo, post-capitalista.

Además, desde la economía social y solidaria se trata de incidir sobre la comunidad internacional para que, frente a la lógica del capital, la mercantilización creciente de las esferas públicas y privadas y la búsqueda del máximo beneficio, se construyan relaciones de producción, distribución, consumo y financiación basadas en la justicia, la cooperación, la reciprocidad y la ayuda mutua, tratando de conseguir una mayor justicia global.

Eba Armendáriz Echániz y Freest Saralegui Harries, de Econosmistas sin Fronteras

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.