Por una reforma constitucional que blinde nuestros derechos

Tiempo de elecciones: un momento perfecto para exigir mayor y mejor protección de nuestros derechos

Este post es una adaptación del publicado originalmente en el blog (des)igualdad de eldiario.es (9.7.2015)

Recuerdo el día, hace once meses, que fui a mi centro de salud en Galicia a pedir el traslado de mi tarjeta sanitaria, pues era la primera vez que iba a residir allí. Acababa de llegar a España después de haber estudiado fuera durante un año. Estaba sin trabajo y sin prestaciones.

Y con esto de la atención sanitaria, estaba nerviosa.

Yo. Una mujer de 39 años, española, clase media, buenos estudios y nivel cultural, activista, informada… Y estaba inquieta.  ¿Tendría aún derecho a mi tarjeta sanitaria?  La lógica decía que sí, pero… ¿Y si no? “Con tantos cambios… no es posible que se hayan cargado mi derecho a la salud así de un plumazo… Después del tiempo trabajado… sólo por haber estado fuera estudiando y no  tener empleo ahora… ¿Qué me dirán?”

Me sentí insegura, sin ningún poder sobre esta tarjeta que parecía marcar mi derecho a la salud.

Y entonces pensé: “Si yo me siento así… ¿cómo se sentirán las miles de personas que están en una situación vulnerable cuando tengan que ir al médico, o acercarse a los servicios sociales a pedir una prestación?” Si es que llegan a ir, porque ahora el miedo impide a muchas personas hacerlo. Miedo a que no les atiendan, o les cobren la asistencia médica. Y esto, en ocasiones, pone su vida en peligro.

La cuestión es clara: nuestro derecho a la salud, o a disponer de unos ingresos mínimos para vivir dignamente, deben estar mejor protegidos. Para empezar, en las leyes. Y si hablamos de leyes, la primera de todas es  la Constitución. Sin embargo, la realidad es que la protección que la Carta Magna hace hoy de nuestros derechos es desigual e insuficiente.

Se me ocurre que si la Constitución dijera expresamente que el derecho a la salud es universal para todas las personas independientemente de su situación administrativa -como dice el Derecho Internacional-, y que no se puede poner patas arriba de forma injustificada,  la reforma sanitaria de 2012 no habría sido posible. Y miles de personas a las que se privó de su derecho  -y que ahora lo recuperan en parte, y entre otras razones, gracias a la fuerte movilización ciudadana-, podrían haber seguido yendo a su centro de salud o especialista con normalidad. Sin miedo, con libertad y confianza.

Por eso las organizaciones  Amnistía Internacional,  Greenpeace y Oxfam Intermón pedimos una reforma de la Constitución Española que ponga a las personas y a nuestros derechos en el centro (www.blindatusderechos.org). Una reforma capaz de crear unos derechos fuertes, mejor protegidos, con las mismas garantías, para todas las personas y con financiación suficiente. Porque la Constitución Española debe servir para mejorar la vida de la gente.

Estamos en tiempo electoral: hoy, 20 de octubre, quedan apenas dos meses para las elecciones generales de diciembre. Las tres organizaciones estamos manteniendo contacto con los partidos políticos para acercarles nuestra propuesta de reforma constitucional y que la incluyan en sus programas electorales. Porque la reforma profunda de los derechos humanos en la Constitución, al igual que la lucha contra la pobreza y la desigualdad que este mismo blog defendía hace apenas unos días, es un reto magnífico, y el primer paso necesario de un gran cambio posible.

Por eso te invito a unirte: actúa, difunde,  firma la petición: www.blindatusderechos.org.

Ya somos más de  55.000 personas firmantes.

Y cuantas más seamos, más altas y claras serán nuestras voces.

Ana María Claver, Investigadora y Campaigner de Blinda Tus derechos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.